Home » Educación, Magisterio

Sin Supervisión operan escuelas “patito”

Publicado por Naked snake el lunes, 2 marzo 2015
Sin Comentarios


Agencia PAR

En México no hay incentivos para las universidades privadas que buscan acreditar voluntariamente su calidad; cumplir con la ley no garantiza la excelencia

Oaxaca, México.-.- Esteban entró a una universidad privada tras ser rechazado de una pública: “No te exigen mucho. Los profesores no están comprometidos con la enseñanza”. Su escuela le garantiza un título, pero no calidad educativa.

En universidades privadas estudian 1.2 millones de jóvenes (33 de cada 100 universitarios), muchos rechazados.

escuelas patitoEn los últimos ocho años, el número de instituciones educativas particulares se duplicó al llegar a dos mil 858, con más de cinco mil planteles en México. De ellas, solamente 113 están acreditadas por la Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior (Fimpes), única instancia que certifica la calidad. A éstas se suman 321 planteles con al menos un plan de estudio de calidad otorgado por el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior (Copaes).

Periódicos Asociados en Red (PAR) revisó las condiciones en que operan universidades privadas en nueve estados: Jalisco, Yucatán, Durango, Sonora, Coahuila, Baja California, Tabasco, Sinaloa y Veracruz.

En el caso de Jalisco, existen 106 mil estudiantes en 188 instituciones, algunas con planteles adicionales, pero se carece de registros de inspección.

La ley a nivel nacional no obliga a la supervisión, sólo sugiere dos revisiones anuales.

El fondo del asunto es la falta de incentivos para acreditar la calidad, indica Rodrigo Guerra Botello, secretario general de la Fimpes: “Ni las inspeccionan, porque son muchas, ni las cierran porque no les es conveniente”.

Explica que cumplir con la ley significa que se atienden los requisitos mínimos para abrir y operar una escuela: un inmueble, profesores y pago del Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE) por cada plan de estudio.

En la práctica, abrir una universidad es fácil y barato. En Sonora bastan 667 pesos para dar de alta un plan de estudios, y en Baja California es gratis. En Tabasco los aspirantes pueden acceder a educación privada con mensualidades de 600 pesos.

Además, muchas instituciones se instalan en planteles improvisados. En Baja California las autoridades cerraron el año pasado una “universidad” dentro de un centro comercial. Otras cuentan con poco personal. Por ejemplo, en un instituto duranguense 24 profesores imparten 11 licenciaturas y posgrados.

El 85% de los planteles con RVOE federal están en el último lugar por su calidad y sólo 4% tiene niveles de excelencia, según un diagnóstico de la SEP.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.