Home » Cultura

China extingue el rebozo en México

Publicado por @Shinji_Mcfly el Miércoles, 3 junio 2015
Sin Comentarios


Letra Digital

Oaxaca, México.- El rebozo, una de las prendas más tradicionales y con valor cultural en México, comienza a extinguirse, pues ya sólo quedan menos de 200 artesanos, lamentó Ana Celia Martínez, ganadora del Premio Internacional de Artesanías Tenerife 2014.
rebozo3“Hoy en día existen sólo 10 artesanos del rebozo en Moroleón, Guanajuato; 20 en Uriangato, Michoacán; 50 en Tenancingo, Estado de México y alrededor de 100 más que se reparten en localidades como Ilapa, Guerrero y Santa María del Río, San Luis Potosí; entre otras”, resaltó.
Señaló que hace unos meses cerró sus puertas el único artesano que producía el llamado “Rebozo de Aroma”, por lo tanto esa variedad ya se extinguió.
La también catedrática de la UNAM y de la Universidad Iberoamericana explicó que se trata de uno de los más complejos en su manufactura y que a los europeos les gusta mucho, pues su color es cien por ciento negro, ”es teñido sólo con tintes naturales y en algodón, lo cual es muy complejo, debido a que el color negro es el más complicado de alcanzar en tintes naturales y más aún, aplicarlo al algodón”, explicó.
Para lograr esta prenda se utiliza fierro y agua tratada que lo hacen oler mal, pero se cura con hierbas aromáticas para que tenga un buen aroma, de ahí su nombre, resaltó Martínez, reconocida a nivel internacional como una de las voces más autorizadas en materia de cultura textil de América Latina.
Expresó que en ciudades como Londres y París había demanda porque es una prenda elegante, para ocasiones especiales, pero quien la producía en México tuvo que cerrar y con ello esa tradición y valor cultural quedará sólo para los museos.
Otro ejemplo, dijo, es el “rebozo reservista”, que se hace en telar de cintura con labrado de urdimbre con más de cinco mil hilos que permite ponerle estampados muy complejos y letras si así se desea, siendo uno de los más difíciles en lograr por su manufactura. “Ya solo sobrevive un solo artesano en México”, denunció.
Una de las características de los rebozos mexicanos es su durabilidad, pasan de generación en generación. Son una prenda de vestir pero también de trabajo, pues sirven para cargar cosas pesadas, además de los bebés, precisó Martínez, “incluso hay estudios que establecen que cargar al bebé en rebozo es muy benéfico: Al contrario de los porta bebés donde van en posición vertical y con las piernitas colgando al aire libre, lo que puede lastimar su columna, los rebozos van ergonómicamente correctos –como en cuna– bien tapados y están pegados a la madre lo que les da confianza, ya que incluso sienten sus latidos”, describió.
CHINA AL ATAQUE
Ana Celia Martínez confió en que autoridades federales, como las del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) además de recordar su tradición cultural, “ejerzan acciones concretas para rescatar esta cultura mexicana e impidan que China desplace a los artesanos nacionales”.
Y es que el rebozo chino es muy económico –30 pesos la pieza– porque lo hacen en “máquinas de poder” (industriales) con artisela sintética, en forma de chalina muchos de ellos, en lienzo y puntos con nudos endebles que se desbaratan o deshilachan con el roce.
Además de que es resbaladizo y se decolora, lo cual al poco tiempo lo que se tiene es un trapo, cuando el verdadero rebozo dura décadas intacto, describió la maestra.
¿DE DÓNDE VIENE?
El origen del rebozo no está definido con certeza: se cree que pudo haber sido una prenda hindú importada por el Galeón de Manila (Nao de China), o un derivado de la mantilla española. Hay incluso quien piensa que podría ser la evolución del ayate indígena que fue integrando colores, formas y materiales que llegaron a México durante la conquista española. Ningún cronista del siglo XVI describe el rebozo en su forma actual ni menciona el nombre de esta prenda, es hasta 1572 cuando el fraile dominico Diego Durán lo llama “prenda mestiza por excelencia”.
Hay una gran variedad de palabras que hacen referencia del rebozo, por ejemplo, los indígenas lo llamaban ciua nequeatlapacholoni, “como tocar mujer o cosa semejante” de acuerdo al vocabulario de Molina, 155; los otomíes, mini-mahue; y las comunidades de Huayapan, Morelos le llamaban cenzotl, palabra derivada del náhuatl que con base al diccionario de Cesar Macazaga significa “manta de mil colores”.
Los rebozos de las clases bajas se reducían a ser de algodón, mientras que los de la clase alta se combinaban con seda, listas de oro y plata además de ser bordados con hilos de otros metales y colores. Hacia finales del siglo XIX, el rebozo era una prenda indispensable para la mujer y arte tradicional de México y aunque su uso se ha disminuido entre las mujeres que habitan las ciudades, éste se ha extendido entre muchos de los grupos indígenas de nuestro país.
REBOZO, TRADICIÓN OAXAQUEÑA
Oaxaca y sus regiones tiene vasta experiencia en la elaboración de rebozos a base de lana y tintes naturales que se obtienen del zapote negro, el añil, la cáscara de nuez, la grana cochinilla, el cempasúchil o la flor de árnica que se mezclan con agua de lluvia.
Entre telares de pedal y de cintura se realiza en Oaxaca una prenda de identidad mexicana que la mujer, específicamente en el valle de Oaxaca, usa desde que nace hasta que muere.

http://letra.digital/actualidad/sociedad/china-extingue-el-rebozo-en-mexico-sobreviven-menos-de-200-artesanos/

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.