Home » Salud

El ISSSTE Oaxaca realiza exitosa operación de Angina de Ludwig

Publicado por Naked snake el Viernes, 12 junio 2015
Sin Comentarios


• José Manuel Arias Solís, jubilado de 70 años, cuenta su experiencia.
• La enfermedad, de origen dental, invade cara, cuello, vías respiratorias y pulmones.
Oaxaca, México.-Considerada como una enfermedad poco frecuente, pero mortal de no tratarse debidamente, la angina de Ludwig es atendida con oportunidad y régimen especializado en el ISSSTE. Recientemente, el Hospital Regional “Elvia Carrillo Puerto” de Mérida salvó la vida a José Manuel Arias Solís, jubilado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, de 70 años de edad.

“Estoy eternamente agradecido con los médicos del ISSSTE que todos los días se entregan y salvan vidas, que están capacitados, actualizados, trabajan con el corazón y nos benefician con sus conocimientos”, dijo Arias Solís, luego de relatar las condiciones críticas en las que llegó al nosocomio, y de congratularse con la vida por “tener la oportunidad de vivir para contarlo”FOTO 1.

La angina de Ludwig es una infección severa y mortal de origen dental, que invade cara, cuello, vías respiratorias y pulmones, explicó el Dr. Luis Torre Ceballos, Odontólogo de la Clínica de Medicina Familiar Mérida.

Se trata de una de las infecciones más graves que una persona puede adquirir, la cual, de no tratarse a tiempo, producen paro cardio-respiratorio y septicemia, es decir, proliferación excesiva de bacterias en la sangre.

Clínicamente, agregó el especialista, se forma una especie de bola, sin fluctuación ni dolor inicialmente de los tejidos situados debajo de la lengua, desplazándose ésta hacia arriba y atrás.

La movilidad mandibular y el habla se ven dificultadas y todo ello se acompaña de una grave afectación del estado general, con temperaturas normalmente superiores a 40ºC y donde la infección puede propagarse en corto tiempo.

Esto fue lo que le ocurrió al señor José Manuel Arias Solís, quien narra su testimonio:

Una noche, de pronto comencé con tos muy fuerte e insuficiencia respiratoria y pensé que se trataba de un catarro común, pero en pocas horas los síntomas fueron incrementándose hasta que respirar ya no era una opción y acudí de inmediato al servicio de Urgencias del Hospital Regional.

Mil cosas pasaron por mi cabeza, primero me asusté mucho porque descubrí una bolita en el lugar de mi amígdala derecha; parecía picadura de insecto, me dolía y comenzó a crecer y a crecer; cuando me dí cuenta ya estaba del tamaño de una ciruela y me impedía tragar, comer era ya difícil.

Mi situación era desesperante, no podía respirar por la nariz ni por la boca, me estaba, literalmente, asfixiando y los doctores en el hospital buscaban la razón. De pronto llegó hasta mi cama y me revisó el Dr. Raúl Felipe Trejo Tejeda. De inmediato dijo: ‘este hombre padece de angina de Ludwig y hay que bombardearlo o se nos va a morir’.

Recuerdo que trajeron unos sobres muy grandes de medicamentos que me dijeron que eran antibióticos potentes que mejoraron mi dolencia; otro galeno, con una destreza increíble, me explicó que había que cortarme la garganta para sacarme esa bola y salir de este trance. Sin más, me aplicó un sedante, y procedió a cortarme y limpiarme una gran cantidad de materia que salió de mi garganta. Así salvaron mi vida. Estoy eternamente agradecido con los médicos del ISSSTE” (sic).

La angina de Ludwig, aunque es poco frecuente, es típica en pacientes con enfermedades crónicas como diabetes o padecimientos vasculares, y puede producirse después de traumatismos o cirugías. La hinchazón de los tejidos se produce rápidamente y puede bloquear las vías respiratorias o impedir que se trague saliva. Su mortalidad se ha reducido del 54% en los años cuarenta, a casi 0% en la actualidad, con un tratamiento idóneo. Se requieren altas dosis de penicilina y cefalosporinas por vía intravenosa.

El paciente con angina de Ludwig requiere de hospitalización, sitio donde será vigilada la evolución de la enfermedad, ya que la infección es de origen dental en el 90% de los casos, aunque existen otros factores causales como fractura mandibular abierta, laceraciones de tejidos blandos orales, heridas en piso de boca e infecciones orales secundarias.

Si siente dificultad respiratoria, confusión u otros cambios mentales, fiebre, dolor cervical, hinchazón y enrojecimiento del cuello, debilidad, fatiga y cansancio excesivo, debe de acudir de inmediato al médico para descartar este padecimiento que también puede ocasionar babeo y dolor de oído.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.