Home » Noticias

Televisa estigmatiza a las personas con enfermedades mentales

Publicado por Naked snake el Viernes, 12 junio 2015
1 Comentario


 Regeneración

“El daño que se hace contra los pacientes psiquiátricos con este tipo de escenas, es persistir en el estigma, el acoso social y la marginación, por si se tenía dudas de cómo afecta este tipo de permisos, en donde la mano de Televisa, está agazapada”, señala el Dr. Rafael Salín Pascual

Oaxaca, México..-Un grupo de ciudadanos realizan una petición en la plataforma change.org para “Evitar la promoción de un video que estigmatiza a las personas con enfermedades mentales y a los profesionales de la salud mental”.

De acuerdo a la pagina de Facebook del grupo ochentero, el día 9 de junio de 2015, se publicó en medios digitales un video filmado en el Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez, en el cual además del grupo, participan la cantante Yuri y el comediante Adrián Uribe, con actitud de burla hacía las personas internadas en el centro.

televisa-centro-psiquiatricoEl video se se proyectará completo en el concierto de la cantante los días 17 y 18 de julio en el auditorio nacional.

 

Opinión

Dr. Rafael Salín es psiquiatra, investigador de la UNAM

EL AMARILLISMO DE UTILIZAR LOCACIONES PARA PELÍCULAS Y PROGRAMAS DE TELEVISIÓN EN EL HOSPITAL PSIQUIÁTRICO “FRAY BERNARDINO ÁLVAREZ” (HPFBA)

En mi último año de residencia en el HPFBA, se permitió el uso de las instalaciones para que Lucia Méndez, bajo la dirección de Tulio Demicheli , acudieran a filmar el bodrio intitulado “Los renglones torcidos de Dios” (1983) de la novela homónima de Torcuato Tena. Este último escribe en el prólogo: “1a. Edición, Junio de 1981, Los renglones torcidos de Dios son, en verdad, muy torcidos. Unos hombres y unas mujeres ejemplares, tenaces y hasta heroicos, pretenden enderezarlos. A veces lo consiguen. La profunda admiración que me produjo su labor durante mi estadía voluntaria en un hospital psiquiátrico acreció la gratitud y el respeto que siempre experimenté por la clase médica.

De aquí que dedique estas páginas a los médicos, a los enfermeros y enfermeras, a los vigilantes, cuidadores y demás profesionales que emplean sus vidas en el noble y esforzado servicio de los más desventurados errores de la Naturaleza.

La novela va de un supuesto caso de la vida real. Alicia ingresa a un hospital de enfermos mentales por haber intentado envenenar a su esposo (En vez de ir a la cárcel, quien sabe porque). Una tarde un enfermo intenta violarla, pero ella se defiende y lo mata. Habla con el Director de el hospital y le solicita ayuda para resolver su caso, el niega estar enterado y piensa que está loca, que engaño a los médicos del sanatorio. La Dra. Bernardos cuenta esto a los médicos del hospital quienes insisten en que Alicia debe de permanecer en el hospital. “El misterio” es saber si en realidad es una “viuda negra”, o una psicótica.

¿Por qué utilizar un hospital psiquiátrico en vez de un set convencional? Esta pregunta es pertinente, si se observan las tomas que se reducen a encuadres de primeros planos. La respuesta es AMARILLISMO. Es decir, subrayar que es tan cierto lo que se filma (que todos sabemos que es una dramatización, hasta las biografías lo son, la última película, documental de Fellini, se llamo “Entrevista”, y en este documento afirmaba que el ere un perfecto mentiroso), que tuvo que ser realizado en un hospital psiquiátrico real.

No es loable que se haga esto, pero, hacer una parodia de la enfermedad mental, con camisas de fuerzas, y con Yuri de enfermera psiquiátrica, y un sujeto exoftálmico de médico, resulta totalmente insultante. Vamos, que resulta algo en donde los propios psiquiatras del hospital se denigran, se auto agreden, y laceran la visión, de por si estigmatizada que se tiene de las personas que padecen enfermedades cerebrales, con predominio de manifestaciones conductuales, que se denominan mentales.

El nuevo escudo de la Asociación Psiquiátrica Americana, ha tratado de rescatar este hecho. Dos hemisferios cerebrales, y el báculo de Hipócrates. Si nosotros los psiquiatras no nos respetamos y somos los primeros que ridiculizamos a nuestros pacientes ¿qué podemos esperar de los demás integrantes de la sociedad?

Las autoridades a todos niveles, se siguen comportando como si nadie los viera. Siguen diciendo cosas, cuando todo mundo los escucha, actuando enfrente de personas que con sus celulares, los filman, los graban, registran sus conductas aberrantes y contraria la ética médica. Lo primero es no dañar, “PRIMUM NON NOCERE” Primero no hacer daño”; “Sobre todo no hacer daño”; “Ante todo no hacer daño”; “Primero que nada no dañar”; “Antes que nada no dañar”

ESTO ES LA IATROGENIA.

El daño que se hace contra los pacientes psiquiátricos con este tipo de escenas, es persistir en el estigma, el acoso social y la marginación, por si se tenía dudas de cómo afecta este tipo de permisos, en donde la mano de Televisa, está agazapada.

 Dr. Rafael Salín Pascual

Investigador de la UNAM

1 Comentario »

  • Martha Alvarado dijo:

    Video de OV7 vulnera derechos humanos de enfermos mentales

    Yo tengo un hermano esquizofrénico cuya condición ha sido motivo de burla con la grotesca exhibición por parte de los integrantes de OV7, que ha vulnerado los derechos humanos de los pacientes

    Resulta impensable que las autoridades del Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez hubieran permitido la intrusión de pseudoartistas a sus instalaciones, dado que existe un reglamento interno que no permite ni siquiera a familiares de pacientes ingresar con cámaras por respeto a los derechos humanos de los pacientes, en una forma de preservar su derecho a la privacidad, de tal modo que personal de seguridad evita que los visitantes hagan uso de dispositivos móviles que tengan la intención de captar imágenes o evidencias de cualquier naturaleza.
    Entonces yo me pregunto cómo es que ellos pudieron hacer no sólo un video musical, sino deambular por el inmueble, caracterizados, según ellos, como “locos”, con la clara intención de ridiculizar a los pacientes psiquiátricos y personal médico.
    Y por principio de cuentas debo decir que los enfermos mentales no lucen como pretenden mostrarlos, no en ese nosocomio, no en estos tiempos…
    Como cualquier paciente ingresado en una institución se asean diariamente, por lo que no es posible ver la falta de aliña que muestran las chicas de OV7 en el adelanto que presentaron, tampoco suelen usar camisa de fuerza, y mucho menos manifiestan los aparentes efectos de demencia, puesto que están ahí para ser tratados con fármacos que les ayudan a controlar síntomas propios de padecimientos como depresión o esquizofrenia, es decir, alucinaciones visuales y auditivas, ansiedad, crisis convulsivas, por mencionar sólo algunas.
    Dada mi experiencia de más de 25 años llevando a mi hermano a dicho servicio, puedo constatar que los médicos son profesionales en el ramo, que se conducen de manera sobria, están ahí para diagnosticar y tratar a pacientes que acuden a consulta externa de control, o bien para estabilizarlos cuando presentar un cuadro agudo de su enfermedad, nada que ver con el payaso que hemos visto caracterizado por años como chofer de microbús; en tanto que el personal de enfermería cumple con su atención a los pacientes de una manera discreta y efectiva, ellos ofrecen su esfuerzo y paciencia, dan a enfermos y parientes un trato amable y cálido, uno puede percibir su empatía, cosa que agradecemos y apreciamos enormemente. ¿Yuri como enfermera? Ni en la peor pesadilla de cualquiera…
    Me encuentro en shock ante tal demostración de ignorancia por parte de estos “cantantes” que intentan revivir glorias pasadas a costa de la burla de quienes luchan contra algún padecimiento mental. Y no es que yo sea en extremo sensible, hace casi tres décadas que mi hermano enfermó y en mi familia hemos aprendido a convivir con su padecimiento, a tratarlo, a tolerarlo, a comprenderlo, y a amarlo.
    Por eso no puedo permitir a quienes pretenden mofarse de los enfermos, muchos de ellos discapacitados permanentemente, que confundan más a la sociedad. Porque a pesar del avance de la ciencia respecto al estudio de estas enfermedades, la gente sigue creyendo que quienes la padecen carecen de razón, que permanecen maniatados con camisas de fuerza o postrados como bultos de por vida, eso no es así.
    Actualmente las estancias hospitalarias son cortas, sirven para estabilizar el estado de los pacientes, y una vez alcanzado dicho objetivo son dados de alta para que sean reintegrados a sus respectivas familias, que por cierto también son discriminadas de muchas maneras.
    Aquellos a quienes “les falla la razón” viven estigmatizados por ser como son, rechazados para la convivencia social por considerarlos agresivos, porque no son capaces de comprender sus errores de juicio y de conducta, si les va bien son vistos, generalmente, como animales en exhibición, lo que obliga a muchas familias a negarlos, a esconderlos ante los demás, algo que resulta inaceptable en pleno Siglo XXI e injusto para los enfermos.
    Las autoridades del hospital están obligadas a ofrecer una buena explicación no sólo a la sociedad sino a sus pacientes y familiares por el daño moral causado ante las declaraciones e imágenes de caracterizaciones de los señores de OV7.
    Quien quiera que hubiera autorizado el uso de un hospital federal para tal efecto debería poner su renuncia sobre la mesa, ofrecer una disculpa y retirarse por la puerta de atrás, porque muchos hemos sido ofendidos con tal demostración.
    Por otra parte, me sorprende mucho que no haya habido dinero de por medio porque se sabe que los “artistas exclusivos” de Televisa ganan millones por concepto de contratos, y sabiendo la carencia o limitantes económicas que tienen miles de personas que son atendidas diariamente ahí, al menos pudieron haber obtenido ingresos que les permitieran comprar medicamentos, para entregarlos en donación a los usuarios o bien para adquirir insumos que requiere el propio hospital, si de todas maneras se iban a burlar como lo hicieron en los programas que presentaron la nota correspondiente, al menos hubieran pensado en obtener algún beneficio para compensar la ofensa que representó tal acción.
    Entiendo que el material que circuló por Internet en las últimas horas ya fue retirado, pero no es suficiente para reparar el daño causado, ya que la simple exposición en la red permitió que el video fuera replicado incontables ocasiones, todo en beneficio de la agrupación, que no pudo tener mejor publicidad que la que provocó la controversia en redes sociales, así o más conveniente…
    El Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez debería exigir una disculpa pública de todos los involucrados, así como la reparación económica a la unidad médica en cuestión para ayudar de quienes fueron ridiculizados y expuestos como bichos raros.
    En un país donde la mayoría rechaza a los enfermos mentales por el propio desconocimiento de sus males, no debería ser permitido ironizarlos sino informar y concientizar al resto de que la enfermedad mental es igual a cualquier otro padecimiento crónico degenerativo, llámese diabetes, cáncer, enfermedad cardíaca o respiratoria, donde los pacientes deben acostumbrarse a llevar un estricto control en la toma de sus medicinas de por vida, con la diferencia que es su mente la afectada y con la salvedad de que pueden vivir muchos años con su misma condición…

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.