Home » Cultura

La ciencia ficción mexicana invade EU: Revista Heavy Metal

Publicado por Naked snake el Domingo, 28 junio 2015
Sin Comentarios


Oaxaca, México.-El contenido del número 275 de la revista Heavy Metal, correspondiente a julio de 2015, ofrece una variación muy peculiar: en lugar de las historias de ciencia ficción y fantasía que publica normalmente, esta vez abre con la imagen de un holograma del Templo Mayor, proyectado sobre la Ciudad de México. En ella encontramos revolucionarios, dioses aztecas, encuentros con la muerte, selvas y desiertos, relatos de un México que todavía no existe, visiones futuristas de nuestro país mezcladas con lo que suele llamarse ?realismo mágico?. Este número es editado desde México con el trahavybajo de más de 20 connacionales: un hito en la historia de esta revista.

Desde hace más de 40 años Heavy Metal es la revista de ciencia ficción, terror y fantasía más importante de Estados Unidos aunque su origen es europeo. Fue en 1974 cuando Moebius, Jean Pierre Dionnet y Philippe Druillet unieron fuerzas para armar el colectivo ?Humanoides Asociados?, y a partir de ahí editar una revista llamada Métal Hurlant

La edición representa un hito y abre el camino para continuar.

que se publicó por 23 años: ellos definieron el estilo que caracterizaría a esta publicación, llena de fantasía, esoterismo y ultraviolencia.

Métal Hurlant (que se traduciría como Metal aullante) fue un éxito desde su inicio y llamó la atención del editor estadunidense Leonard Mogel: en un viaje que hizo a París adquirió la licencia para publicarla en Estados Unidos bajo el nombre de Heavy Metal, con muy poco presupuesto pues las historias eran solo traducciones de los originales europeos. En EU fue un éxito y fue en ese momento que el concepto se afianzó: por sus páginas pasaron grandes narradores como Milo Manara, Frazzeta o Enki Bilal. Poco a poco se dio oportunidad para que nuevos artistas aportaran historias; grandes ilustradores como H. G. Giger, responsable de la imagen de Alien, y Terrance Lindall, hoy director del Centro de arte e historia Williamsburg de Brooklin, colaboraron con portadas hoy clásicas. Para los jóvenes estadunidenses era la única publicación de ciencia ficción que valía la pena en un mercado inundado de superhéroes de capas y mallones.

La revista tuvo su mejor etapa en los años ochenta, resultado de la buena dirección que tuvo bajo el mando de Julie Simmons y Brad Balfour, quienes tuvieron el gran acierto de incluir una sección llamada ?Dossier?, en donde se presentaban textos de Stephen King o William Burroughs. Sus páginas ofrecían entrevistas con Roger Corman o Federico Fellini. También en esa década se hizo una película de animación basada en algunas historias de la revista. Siguiendo el mismo estilo adulto y no apto para todo público, se convirtió en una película de culto rápidamente. Años después la revista fue comprada por Kevin Eastman, creador de Las Tortugas Ninja, quien a la fecha sigue como editor en jefe aunque el año pasado volvió a cambiar de dueños, pues la revista fue adquirida por dos grandes del mundo del entretenimiento: David Boxenbaum y Jeff Krelitz, con planes para llevar su concepto a la televisión y a la música.

MEXICANOS AL GRITO DE METAL

En México, la revista fue distribuida durante muchos años en locales cerrados y no era difícil conseguirla. Esta distribución se redujo drásticamente debido a la crisis en la industria editorial en 2010 y los seguidores de la publicación se vieron obligados a pedirla en tiendas especializadas de cómic. Fue en 2007 cuando el escritor tamaulipeco RG Llarena, veterano del cómic nacional y cofundador del sello editorial Ruptura, decidió probar suerte mandando algunas historias para su publicación, combinando su trabajo con Felipe y Milton Sobreiro, artistas brasileños que supieron adaptar los relatos de ciencia ficción del mexicano con un estilo oscuro, cercano al trabajo que se realiza en Europa.

A Kevin Eastman le gustó su trabajo que mostraba otra visión de la ciencia ficción, y desde ese año ha colaborado de manera regular haciendo alianza con otros artistas mexicanos como Axel Medellín. Pero la idea de Llarena no solo era colaborar con historias sino editar números completos trabajados desde México. Por tres o cuatro años presentó varias propuestas sin mucho éxito. Fue en septiembre de 2014 que desarrolló una propuesta en la que las historias mezclaran el ciberpunk con el realismo mágico latinoamericano, una combinación que en un principio no tenía mucha esperanza de salir a la luz. Era ?literalmente? como si Juan Rulfo se topara con Mad Max. Algo insólito.

Sorprendentemente, a Eastman les gustó la idea y llamó a RG Llarena a colaborar como editor invitado: la meta sería tener 11 historias que abordaran esa línea realizadas por artistas nacionales coordinados desde Tamaulipas. Al llamado respondieron 20 artistas y escritores entre los que destaca Bef, escritor y novelista gráfico ganador del premio Memorial Silverio Cañadas, y José Quintero, cofundador del Taller del Perro que se encargó de la portada, una visión ciberpunk de la Coatlicue.

La lista se completa de artistas con gran experiencia en el cómic mexicano: Jorge F. Muñoz, Omar Estévez, Salvador Velázquez, Renato Guerra, Mario Guevara, Enid Balam, Alberto Calvo, Homero Ríos, Raúl Manríquez, Flor Ortiz, Charo Solís, Enrique Puig, Santiago Casares, Felipe Sobreiro, Emmanuel Ordaz, Oscar Bazaldua, Mora Mike, Aburto, Axel Medellín y Abraham Martínez. Fueron cinco meses en los que se armó el número completo: una oportunidad única para conquistar el mercado estadunidense.

Afortunadamente, este trabajo resultó bien: el 20 de junio salió a la venta el número en Estados Unidos y el 28 fue presentado en México. Más aún: los editores piensan que con este trabajo podrán incursionar en una nueva etapa de la revista, enfocada en Latinoamérica, y hacer honor al precepto con el que la mítica Métal Hurlant se fundó: ?Todo el abanico de opiniones humanas, todos los discursos sociales?.

A partir de aquí, hay mucho camino por recorrer: dependerá del buen recibimiento de los lectores en todo el mundo aunque la crítica especializada favorece esta edición. Sobre todo, será un duro trabajo para recolocar a la ciencia ficción en México, que siempre ha sido vista como un género menor y son pocos los escritores (aún de prosa) que se atreven a incursionar en esta temática. RG Llarena confía que poco a poco se puedan ofrecer historias más complejas y que haya mercado para ellas, sobre todo para un público mexicano acostumbrado al cómic de superhéroes, amor y comedia. Y este número del metal pesado es un buen inicio.

Leer mas:

Fuente de la noticia: Milenio

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.