Home » Cultura

“Soy la mano que mece la cuna”: Francisco Toledo

Publicado por Naked snake el Jueves, 9 julio 2015
Sin Comentarios


Fabiola canciono/ El Universal

Oaxaca, México.-Ni rebelde ni activista, se considera sólo un hombre que pone a prueba las premisas de la Constitución para ayudar a resolver algunos problemas de la sociedad, como le enseñaron en Civismo, aunque en materia cultural se define como “la mano que mece la cuna” al ser maestro de las nuevas generaciones, papel “que nunca quise ni quiero, pero bueno, los jóvenes me buscan”.

Es Francisco Toledo, el artista plástico de reconocimiento mundial que ha preferido no tener representante para poder invertir las ganancias por la venta de su obra en acciones filantrópicas, un hombre que hace 40 años inició actividades de protesta en Juchitán, de donde dice ser, aunque haya nacido en el DF “por accidente”.

toledoLo mismo hace campaña por defender el maíz nacional e impedir la entrada del transgénico que organiza una bienal por los 43 desaparecidos de Ayotzinapa. Prefiere estar en primera fila en las manifestaciones contra la construcción del Centro Cultural y de Convenciones en el Cerro del Fortín, a costa de que lo jaloneen con sus 75 años a cuestas (17 de julio de 1940) o que le avienten cohetones.

¿Qué está pasando en Oaxaca?

Nada bueno. Alguien de Pro-Oax (la organización social que encabeza) propuso un cierre simbólico de las obras del Centro de Convenciones y entonces citamos a las 11 (el 30 de junio); llegamos y pusimos un candado de papel, con una cadena y una llave, todo de papel, y dimos por clausurada la obra.

Al fondo, donde están los trabajadores, había grupos con camisetas de la CTM gritando, pero estaba la policía municipal cuidando y representantes de derechos humanos, de la prensa, un grupo de Pro-Oax y vecinos. Éramos como 200 personas que protestábamos. Alguien leyó un comunicado y entonces empezaron a lanzar cohetones. La policía no actuó, los vecinos comenzaron a increparlos, a decirles que deberían protegerlos.

Hay dos versiones; una, que eran transportistas de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), y la otra, un grupo de choque…

Pues yo no sé cuál sea la diferencia entre CTM y grupo de choque. La CTM está organizada para lo que sea, bueno, hay fotos; la primera vez que fuimos agredidos el 8 de junio (cuando lo aventaron) la gente que no estaba trabajando en la obra, que eran jóvenes como desocupados, encapuchados, humildes, nos agredieron; la segunda vez ya no fueron encapuchados.

Sus actividades le han ganado algunos enemigos…

Bueno, sí ha habido agresiones, pero no ha pasado de escaramuzas y esperemos que no le suban el volumen.

¿Qué futuro ve con el gobierno?

Con esta violencia del Estado, al final, el más perjudicado es el Estado, el nombre del gobernador en turno. Haya dado o no la autorización para golpear, pues queda el dicho de que fue él.

¿Y el gobernador lo ha buscado para resolver los conflictos?

No. Ni el gobernador ni el señor Zorrilla. Nosotros mandamos una carta donde pedimos que expongan el proyecto, porque siempre dicen: “Se lo queremos enseñar al maestro Toledo, pero el maestro Toledo no tiene porqué saber de todo” y, bueno, en el grupo hay gente que sí sabe de lo que perjudican al cerro, a la zona verde, a los mantos acuíferos, hay gente que puede opinar con conocimiento.

¿Hasta dónde seguirá esta lucha?

Hasta donde pare; pedimos que se presente el proyecto públicamente, en un lugar donde se pueda discutir con técnicos, que el gobierno lleve a sus técnicos y nosotros a los nuestros. No estamos en contra del proyecto, sino del lugar que se escogió, porque además es obvio que está cerca del hotel que es propiedad del secretario de Turismo estatal, (José Zorrilla). No existen leyes para que los familiares no estén involucrados en los proyectos, los administradores, los funcionarios, debe haber algo que lo prohiba.

¿Hay otras opciones?

Pues sí. Hay varias. Nos acaba de llegar un anteproyecto para un centro de congresos y convenciones contemplado en otra área de la ciudad, afuera, por el aeropuerto. Podría ser una buena opción, menos agresiva para la ciudad, y la zona verde del Cerro del Fortín.

Un pintor llamado Markoa inició una huelga de hambre y lo convoca a usted a participar ¿se sumaría?

Ni en mis mejores tiempos; podría apoyarlo si se requiere pero sólo como una cosa extrema. Le iba a proponer que se turnara la gente, porque si no le hacen caso, pues pobre hombre, y nunca sabe uno qué puede pasar, le propondría una huelga escalonada.

El artista le concede unos minutos a EL UNIVERSAL en las instalaciones del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), fundado por él hace 25 años y que también ha sido motivo de controversia, luego de que en diciembre le intervinieron las cuentas bancarias por no cubrir los impuestos.

El lugar, hoy en manos de Bellas Artes, es una casona del siglo XVII en el centro, y tiene un acervo de casi 125 mil obras gráficas y es uno de los más importantes de Latinoamérica.

Toledo llega por la mañana al IAGO por la plaza Santo Domingo; se detiene a saludar a Markoa y le pregunta si recibe asistencia médica, le dice que sí.

Más adelante, lo intercepta un señor con su hija. Le pregunta algo que no alcanza a escuchar el maestro, como lo llama el hombre y quienes lo conocen, y sigue caminando. El artista lo mira con desconcierto; le repiten la pregunta y accede a tomarse la foto con la joven, se regresa y la abraza afectuoso.

Entra al instituto, donde también está su taller y una cafetería; elige una mesa para la plática, a la sombra de las bugambilias. Un trabajador dice que el pintor las plantó y las cuida.

En enero de 2015, Francisco Toledo cedió por un peso el IAGO al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), aunque varios de los becarios que ahí laboran siguen recibiendo su paga directamente del artista.

¿Cuándo y cómo decidió volverse activista?

No me considero un activista, a mí siempre me empujan. Aquí en Oaxaca todo comienza con una carretera que debía cruzar toda la Sierra Norte, el Libramiento Norte (en la década de los 80); entonces había vecinos que se oponían e inició un movimiento. Se reunían en el Museo de Arte Contemporáneo (también fundado por él) y ahí fue donde se empezó a decir que había que sumarse a esta lucha; surgió el nombre de Pro-Oax (Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Natural y Cultural de Oaxaca), y se fue armando poco a poco, pero a mí me cansa ser activo, mi vida no ha sido muy activa que digamos.

Algunos consideran que tiene un alto nivel de conciencia social y eso suma…

Pues sí, no sé. Bueno, 40 años antes en Juchitán participamos con lo que fue la lucha con el municipio que fue tal vez el primero o uno de los primeros que no controló el PRI (al perder en las elecciones contra un candidato ligado al movimiento obrero, campesino y estudiantil) y entonces era interesante el fenómeno y aquí estuvimos cerca.

¿Se considera un rebelde?

No. No creo

Pero ha realizado acciones poco comunes, como la entrega al gobierno de sus cuadros escatológicos con la serie Los cuadernos de la mierda para cubrir impuestos, el no tramitar su credencial de elector, ha tenido algunos actos de…

¿Son de rebeldía? No me había dado cuenta, se supone que en la Constitución está todo o casi todo, entonces no son actos de rebeldía, es más bien probar a ver si se respeta. Yo no lo veo tanto como un acto de rebeldía, sino como una especie de seguridad en lo que tus maestros te dijeron en la clase de Civismo, que te decían: “Si eres parte de la sociedad, tienes que preocuparte por la sociedad, alzar la voz o decir de un problema y que se pueda solucionar”. En las clases de Civismo de mi época eso se decía, es un poco participar en la sociedad, en los cambios, pero no como un acto de rebeldía, sino como un cumplimiento del deber.

Oaxaca es cuna de artistas, ¿cuál es su papel en este estado tan productivo?

Mi papel, haciendo un chiste malo, es como mover la cuna, la mano que mece la cuna.

¿Cómo es eso de mecer la cuna?

Mecer la cuna significa ayudar a cuidar a los hijos. Para bien y para mal, cierto modo de pintar de muchos pintores proviene de (Rufino) Tamayo, de mí, tal vez de (Rodolfo) Nieto, un poco (los tres oaxaqueños); yo soy el que queda vivo, entonces es mecer a aquellos amigos, es un poco como maestro, claro, bueno es un papel que yo nunca quise tener ni quiero tener, pero que de todos modos los jóvenes me buscan y entonces creo que me toca hacerlo.

Usted es un artista reconocido a nivel internacional…

Es un decir eh, porque yo creo también que ya se han olvidado de mí. Tengo muchos años de no exponer fuera y todo ha cambiado, lo que hice en los 60, en los 70, cuando empecé y que en París llamó la atención, todo esto ya pasó. Viviendo en Oaxaca me invitan a colecciones colectivas, pero poco, yo ya pasé, las galerías ni siquiera registran mi nombre ni los museos si uno no está viviendo en estos centros que son New York, Berlín, París; tiene que estar ahí y trabajar para que constantemente hablen de uno y vender y tener un mercado, todo eso es mucho trabajo, la gente joven lo hace, pero yo ya no.

¿Un representante tal vez?

Es muy caro tener un representante, son 30%, 40% de comisiones; es muy caro mostrar en galería, empecé a involucrarme en estos proyectos de difusión cultural, y ese dinero que no le di a las galerías digamos es lo que me permitió crear este centro (el IAGO).

Y como maestro de nuevas generaciones ¿cuál su consejo?

No soy muy dado a dar consejos, pienso que todos descubrimos en algún momento qué cosa es lo que tenemos que hacer, cómo debemos ser, estar en el mundo y cada quien escoge su camino, no podría decir a la gente este es el camino o no hay más ruta que la mía. Hay un pensamiento de Buda que dice que cada uno es una isla y cada quien tiene que descubrir su camino.

Toledo hace referencia al texto atribuido a Buda, en una reflexión que cita: “Y quien quiera, Ananda, ahora o después de mi muerte, sea una isla y un refugio para sí mismo, y no tome para sí otro refugio, sino que vea la verdad como una isla, vea la verdad como un refugio, no ha de buscar refugio en nadie sino en sí mismo, y será él, entre mis discípulos, el que alcanzará la otra Ribera. Pero son ellos mismos quienes han de hacer el esfuerzo”.

¿Qué le duele de México?

Mi último dolor es Ayotzinapa, bueno, la vida está hecha de dolores, pero esto no puede pasar así, pasar la página como quisieran muchos políticos, esto tiene que marcar al país para que se dé un cambio, pero al mismo tiempo pareciera que no, la política sigue su curso y víctimas hay por todos lados. No acabamos de creer esto que pasó.

Antes de responder, el artista carraspea un par de veces, pasa el dedo pulgar e índice por sus ojos cerrados, como enjugándose las lágrimas aunque no las hay y contesta; inmediatamente después da por terminada la entrevista, listo para continuar con el día, en el que tiene reuniones para ver la estrategia por la defensa de el Cerro del Fortín, hablar con artesanos, revisar que las cosas vayan bien.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.