Home » Cultura

Soy producto de las lecturas: Guillermo Tessel

Publicado por Naked snake el Sábado, 8 agosto 2015
Sin Comentarios


Oaxaca, México.-Médico pediatra de formación, Gabriel Gómez López toma el nombre de Guillermo Tessel para publicar su primera novela, “El ojo de Dios” (Planeta/ Martínez Roca, 2015), parte de una proyectada trilogía en la que ha trabajado por décadas y donde se hace patente no sólo la “pasión por la literatura” de su autor, sino también su amplio conocimiento de la mitología antigua y su interés por la figura de Alejandro Magno.

En este sentido, no resulta sencillo plantear en breve una historia hecha de numerosos relatos: si bien partimos de la duda que significa no saber de dónde proviene la luz del faro —llamado Ojo de Dios— frente a la antigua ciudad de Iskandria (gemela de la célebre Alejandría), entre sus habitantes se dan asimismo conflictos que vinculan al amor con sus vicisitudes.

guillermo tesselComprador compulsivo de libros y lector voraz, Tessel refiere que fue escribiendo la novela en sus ratos libres, “y es cuando la medicina me lo ha permitido que dedico tiempo a la escritura. Hice una maestría en Literaturas del Siglo XX en el Departamento de Estudios Literarios de la UdeG”, donde ahora es docente investigador, además de que participa en un taller literario.

Lo anterior, destaca, le ha permitido “abordar la escritura con calma”, aunque su novela, “desde 2000 a la fecha se volvió un proyecto más serio, sin apresuramiento, y desde 2010 el trabajo ha consistido en la corrección constante del texto que, desde 2013, no he tocado ya”.

Después de una temprana incursión en la poesía, Tessel tornó a la narrativa para escribir cuentos, “muchos de ellos trataban sobre la figura de Alejandro Magno y, otros, tienen muchos referentes mitológicos; con el tiempo decidí dar un cuerpo a estos materiales”.

Fascinación por Alejandro Magno

Entre las diversas estrategias de que hace uso Guillermo Tessel para narrar se encuentran también esas “intermitencias entre la realidad y el sueño” que menciona Borges, “además del tema del doble, para jugar con una literatura que hace uso de los espejos y los laberintos verbales; además, se da de forma constante el planteamiento de la dualidad entre luz y oscuridad, entre belleza y podredumbre, todo en función de dar ‘soluciones’ al texto”.

Con todo, si hay un eje esencial es el personaje de Alejandro Magno, alguien que —dice Tessel— “me fascina, como aficionado a la historia, sobre todo lo que es mito (por eso me sorprenden los investigadores que aseguran que un hecho ocurrió tal como ellos aseguran), y Alejandro tuvo una aventura de irrupción —y colonialismo— que le lleva de Occidente a Oriente y que provocó en la literatura una enorme sacudida que fermentó en la Edad Media”.

Así, uno de sus personajes principales, sale de viaje para vivir experiencias de transformación que motivan su regreso al sitio de donde partió; “se trata de un rito de paso”, afirma el autor, “que puede equipararse con un bildungsroman, una novela de crecimiento, o un thriller, si se quiere”; a fin de cuentas, la novela está ya en el mercado, “con defectos y virtudes, es un hijo por el que ya no puedo hacer nada”.

La esperanza de Tessel, comenta, “es interactuar con el lector, es decir, que busque y se interese por lo que sucede con los personajes; yo establezco sugerencias y ellos determinan las posibilidades. Ahora, esta novela es parte de una trilogía; el siguiente libro aborda lo que ocurrió con el cuerpo de Alejandro Magno (algo que se desconoce hasta ahora), y el tercero habla sobre el cuarzo, que proyectaba la luz del faro”.

Imaginación y memoria

Por supuesto, no todo es producto de una afanosa investigación o la referencia literaria; Tessel reconoce que “si bien el mito y la historia están claramente utilizados, considero también que la memoria (individual o colectiva) y la imaginación son los pilares de la creatividad; pero hay que soltar esa imaginación, dejar que llegue a donde pueda y luego capitalizar sus logros”.

En esta dinámica, explica Tessel, “imagino la ciudad por necesidades de ficción; en Alejandría estaría sujeto a condiciones de tiempo y espacio que harían de esto una novela histórica. Esto es más bien una ficción histórica, con personajes totalmente de ficción. Imagino, en este contexto, para tener libertad; de este modo, hablar de lo que no se conoce a plenitud puede hacerse a través de la evocación de un ritual o un sueño”.

“El ojo de Dios”/ Autor: Guillermo Tessel/ Presentación: lunes, a las 19:00 horas/ Librería José Luis Martínez del Fondo de Cultura Económica (Av. Chapultepec Sur 198, Colonia Americana)/ Participan: Teresa González y Trinidad Padilla López.

El Informador

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.