Home » Investigación, Reflexión

La casa blanca de EPN

Publicado por Naked snake el Viernes, 4 septiembre 2015
Sin Comentarios


Carmen Aristegui F.

Oaxaca, México.-El Consejo Ciudadano del Premio Nacional de Periodismo A.C. dio a conocer la lista de trabajos y periodistas que recibirán el galardón el próximo 11 de septiembre en Monterrey.

 A partir de 2001, el Premio Nacional dejó de ser entregado por el gobierno federal para convertirse en una A.C. -acogida por las principales universidades del país- desde la que se reconoce: “… a los periodistas que sobresalen por su desempeño y ejercicio cotidiano del derecho ciudadano a estar informado, por la calidad de su trabajo y por la oportunidad periodística ejercida en beneficio de la opinión pública”.

 Son reconocidos: la trayectoria de Pedro Valtierra, el fotoperiodista y fundador de la agencia Cuartoscuro; Miguel Dimayuga, de la revista Proceso, por mejor fotografía; Hugo Roca Joglar, por mejor crónica publicada en la revista Replicante; Uniradio, por su cobertura sobre el derrame en el río Sonora; por entrevista, a Érika Martínez Prado, del Norte de Ciudad Juárez; a Darío Castillejos, por caricatura en El Imparcial de Oaxaca; a Rafael E. De Hoyos, por artículo de opinión en Nexos y a Jaime Kuri Alza y TV UNAM, por divulgación científica.

 casa blancaEl Consejo Ciudadano reconoce, también, por reportaje/periodismo de investigación a los periodistas: Rafael Cabrera, Daniel Lizárraga, Irving Huerta, Sebastián Barragán, Gustavo Varguez y a quien esto escribe, por la investigación del reportaje: “La Casa Blanca de Enrique Peña Nieto”, el trabajo de investigación que puso a la luz pública la historia de cómo el presidente de la República y su familia entraron en posesión de una lujosa residencia, diseñada y construida a su gusto en dos terrenos adquiridos -ex profeso- en las Lomas de Chapultepec. La residencia que fue resguardada por el Estado Mayor Presidencial y valuada en más de 7 millones de dólares, como ahora se sabe, se encuentra en el Registro Público de la Propiedad a nombre de una inmobiliaria del contratista Juan Armando Hinojosa Cantú, el empresario cuyo crecimiento se ha dado, precisamente, durante los gobiernos de Enrique Peña Nieto en el Estado de México y en el gobierno federal. Un escándalo por donde se le vea.

 En el más puro estilo del surrealismo mexicano, los periodistas que seremos premiados con el más importante galardón del periodismo nacional fuimos echados, de la peor manera posible, del espacio en el que desarrollábamos nuestra tarea, precisamente, por realizar ese y otros trabajos de investigación periodística.

 De lo que ahí pasó y cómo pasó nos faltan por conocer varios capítulos y detalles. Falta saber, por ejemplo, cómo los que se comportaban de una cierta manera trastocaron sus biografías para comportarse de otra, diametralmente opuesta, y de cómo pasaron de la defensa de un modelo de periodismo libre e independiente -con herramientas prácticas para ejercerlo, con código de ética, ombudsman y un contrato de avanzada- a la postura de aniquilar y desaparecer todo lo que habían construido junto con los periodistas. Falta saber cómo los que sirvieron de instrumento tomaron como propia la consigna de la venganza y el exterminio contra los periodistas que publicamos ese trabajo y de cómo, aún ahora, no han frenado en el claro propósito de quien los usa. Del qué, cómo, cuándo, dónde y por qué de esta historia de censura algún día conoceremos los detalles. Lo único que queda claro es el atropello, la consigna cumplida y, ahora, este premio que reivindica el trabajo de los periodistas. Paradojas de un país, como el nuestro, que se debate entre la regresión autoritaria y los esfuerzos por no perder los espacios que creíamos ganados.

 El trabajo sobre la Casa Blanca tiene, por sí mismo, méritos profesionales para obtener un Premio Nacional como éste. Sin embargo se intuye, también, que al otorgarlo el Consejo Ciudadano y su jurado envían un poderoso mensaje contra la censura, el despropósito y la ruindad. En tiempos de silenciamiento, simulaciones y ataques violentos contra periodistas en México, el Premio Nacional puede interpretarse no solo como el reconocimiento a la tarea profesional de un grupo de periodistas sino como un llamado, en voz alta, a defender la libertad de expresión y el derecho de la sociedad a estar informada en tiempos en que hay que repetirnos eso no una, sino mil veces. Doblemente gracias a quienes decidieron otorgar este Premio Nacional, por el reportaje de la Casa Blanca, al grupo de periodistas cuya tarea cotidiana fue brutalmente silenciada de la radio mexicana.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.