Home » Investigación

Regresan los Templarios a Michoacán, cazan a autodefensas

Publicado por Naked snake el Domingo, 6 septiembre 2015
Sin Comentarios


J. Jesús Lemus/Reporte Índigo

*La cabeza de un jefe de autodefensas vale 2 millones de pesos. Y por cualquier activista se paga hasta 150 mil pesos

Oaxaca, México.-El cártel de los Caballeros Templarios está de regreso. Entre los jefes de los grupos de autodefensa en Michoacán existe la convicción de que la organización criminal que oficialmente se desarticuló con la captura de Servando Gómez Martínez ‘La Tuta’, hoy está más viva que nunca: la cacería de la que son presa los jefes de grupos de las autodefensas, es la mejor prueba de que el cártel michoacano se niega a desaparecer.

El Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) ya había alertado a los principales órganos de gobierno que intentan restablecer la paz en la entidad, sobre el regreso de los Caballeros Templarios –pronosticado a principios del 2015 como “más violento”-, pero la federación no modificó en nada la estrategia de seguridad en la zona.

“Pese a tener conocimiento de la reorganización del cártel de Los Templarios”, dijo el comandante Felipe, jefe de grupo de las autodefensas en Aguililla, “el gobierno federal no sólo se confió y descuidó la seguridad, sino que lanzó fuertes ataques contra los grupos de autodefensa que estábamos persiguiendo a los delincuentes. Pareciera que el ejército está del lado de los criminales”.

La detención, encarcelamiento y procesamiento judicial del comandante Semeí Verdía, el jefe más importante de las autodefensas en Michoacán –explica el comandante Felipe-, fue un claro mensaje de la federación. “Nos obligó a hacer retirada y a mantener nuestra posición defensiva, dejando de perseguir a los líderes locales del cártel de los Templarios, los que finalmente se pudieron reorganizar”.

autodefensasA los grupos de autodefensa les preocupa la reorganización de las células del cártel que en su momento fue comandado por Servando Gómez Martínez, el que logró tener extensos nexos hacia algunos funcionarios de la administración estatal del priista Fausto Vallejo Figueroa. Temen que de nueva cuenta las células que han vuelto a operar puedan tener relación con los mandos de gobierno en el estado.

“Nos están cazando –dice el comandante Felipe a través de una tenue señal de teléfono satelital que apaga y prende su voz-. Esto es a lo que nos ha llevado el gobierno. Los dejaron crecer (a los Templarios) y ahora están logrando nueva presencia en muchos municipios. Las células han puesto precio a las cabezas de todos los jefes de autodefensas. Entre los sicarios de ‘La Tuta’ y Nazario Moreno la cabeza de un jefe de las autodefensas vale 2 millones de pesos. Por cualquier autodefensa muerto se paga ente 20 mil y 150 mil pesos.

La cacería a la que están sometiendo a los jefes de las autodefensas, según el comandante Felipe, es alentada por las sumas económica que ofrece el cártel. Las recompensas por la muerte de los autodefensas son casi equiparables a las que en su momento ofreció la PGR, cuando se intentaba desarticular la operatividad del cartel de Michoacán.

Vuelven las extorsiones

Pese a que el gobierno estatal no ha reconocido la reorganización del cartel de los Caballeros Templarios, entre algunos productores rurales de la zona es evidente que algunas de las células están de regreso. Algunos productores de Aguacate de Tancítaro y Uruapan han denunciado ante funcionarios federales, el regreso del cobro de piso por parte de los criminales.

Las extorsiones de las que se han comenzado a quejar algunos productores agrícolas, ya habían sido también denunciadas por el jefe de los grupos de autodefensas en la zona de Tancítaro, Jesús Bucio Cortez, quien insistió –apenas días antes de ser ejecutado- sobre la necesidad de una mayor presencia de las fuerzas federales en la zona, ante la inminente reorganización de los Templarios.

El cobro de esas extorsiones, a decir del comandante Felipe, podría ser la base de la reorganización del cartel Michoacano. “De alguna forma (Los Templarios) están accediendo al financiamiento para la obtención de armas y vehículos” –reconoce un agente del Cisen desplegado en Michoacán-. Y no se descarta la posibilidad de que ese financiamiento provenga de algún cártel que se haya aliado con ellos.

Sobre la posibilidad de que el financiamiento a las células reorganizadas de los Caballeros Templarios provenga de las arcas oficiales, en el Cisen se duda.

Unos muertos, otros prisioneros

La andanada que han recibido los grupos de autodefensa en Michoacán no solo proviene de las células reorganizadas del cártel de los Caballeros Templarios. Desde las filas de la insurgencia civil armada se habla de las intenciones de la federación para terminar con el movimiento que inició el 24 de febrero del 2013 con el llamado del doctor José Manuel Mireles Valverde.

Ellos, algunos comandantes, no entienden de otra forma las acciones oficiales para mantener en prisión al doctor José Manuel Mireles Valverde a que se le señala de portación de armas de uso exclusivo del Ejército y narcotráfico. Los dos delitos que se dedicó a combatir como principal jefe de la insurgencia michoacana.

De la misma forma se entendieron en su momento los dos encarcelamientos de Hipólito Mora Chávez, el jefe de las autodefensas de La Ruana, quien luego de quedar en libertad por tercera ocasión optó por alejarse del movimiento, tras reconocer la traición de la misma federación a la lucha contra el crimen organizado en Michoacán.

Otro de hombre de las autodefensas encarcelado en su momento y obligado al retiro de la movilización armada luego de ser absuelto, fue Luis Antonio Torres ‘El Americano’, quien mantiene serias disputas con Hipólito Mora Chávez. La confrontación entre los seguidores de ambos líderes mantiene en vilo la seguridad de la zona sur de Tierra Caliente.

Los autodefensas que no pudieron salir de prisión, que han recibido ya sentencia condenatoria en primera instancia por el delito de lesione y secuestro, son los hermanos Agustín y Efraín Villanueva Ramírez. Ellos se alzaron contra el cartel de los templarios y denunciaron la colusión entre el crimen organizado y la empresa minera Ternium, la que explota en la comunidad de Aquila la mina de acero más grande de México.

El encarcelamiento más reciente de un jefe de autodefensas fue el de Semeí Verdía Zepeda, el jefe de las autodefensas en la zona de la Costa Sierra Nahua, el que hizo recular a las células de templarios que mantenían el control de al menos 19 poblaciones que fueron bastión de Servando Gómez Martínez, La Tuta.

A Semeí Verdía se le acusó de delito de portación de armas de uso exclusivo del ejército, pese a que las mismas armas le fueron entregadas para su seguridad y defensa de la comunidad indígena de la costa por parte del gobierno federal. Hoy enfrenta un proceso penal recluido en una cárcel de la ciudad de Morelia, en donde un juez le negó la libertad al considerar que existen elementos suficientes para ser sometido a proceso.

En alerta los comandantesEl homicidio del jefe de los grupos de Tancítaro, Jesús Bucio Cortez, disparó la alerta entre los comandantes de los 13 grupos de autodefensas que se mantienen activos en Michoacán. Entre ellos ya han reconocido que son presas de una cacería por parte del cártel que han venido combatiendo abiertamente en una guerra que ya lleva 2 años y medio.

La muerte del comandante Jesús Bucio se suma a la de otros ochos líderes locales que decidieron tomar las armas cuando el estado y la federación no atendieron sus reclamos de seguridad. A todos los jefes del movimiento los han cazado. Todos han caído emboscados o asesinados arteramente. A la fecha ninguno de los responsables de esas muertes ha sido llevado ante un juez que lo someta a proceso.

El primero de los jefes de autodefensas caídos fue Luis Felipe de Jesús Díaz Ávila, jefe de la insurrección en Coalcomán. Una célula del crimen organizado lo emboscó. Hubo un detenido pero fue puesto en libertad ante la falta de pruebas del agente del ministerio público del fuero común.

A Rafael Sánchez Moreno, hombre muy cercano a Luis Antonio Torres ‘El Americano’, lo secuestraron presuntos miembros del cártel de los Templarios. Su cuerpo apareció, al lado de uno de sus colaboradores, un día después. Estaba totalmente calcinado. No se logró la detención de nadie.

El jefe de las autodefensas en Aquila, Rafael Meraz Arteaga fue emboscado también por un grupo al servicio del cártel de los Templarios. Fue ejecutado cuando realizaba acciones de vigilancia en la zona indígena de la Costa en donde pudo disminuir a cero el índice de secuestros y extorsiones. No hay detenidos por su muerte.

Camilo Santana Aguirre, quien se desempeñaba como comandante del grupo de autodefensas de Huetamo, también corrió la misma suerte. Fue ejecutado por un comando armado que lo emboscó al lado de su escolta Eulices Jaime Gómez. En esa emboscada también murió otro jefe de las autodefensas de Huetamo, Gregorio Moreno Beltrán.

Los otros jefes del movimiento que cayeron abatidos por las balas del cártel de los Templarios, de acuerdo a la versión oficial de la procuraduría de justicia del estado de Michoacán, son Enrique Hernández Salcedo, jefe de las autodefensas de Yurécuaro, y Aurelio Gómez Barosio, jefe del movimiento en Apatzingán.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.