Home » Investigación, Justicia

El mensaje telefónico que derriba la ‘verdad histórica’

Publicado por Naked snake el Jueves, 10 septiembre 2015
Sin Comentarios


Oaxaca, México.-“Mamá me puede poner una recarga me urge”, fue el último mensaje vía telefónica que envió el normalista de Ayotzinapa, Jorge Anibal Cruz Mendoza, a su madre a las 01:16 horas del 27 de septiembre, el cual derriba la ‘verdad histórica’ sobre la desaparición de los estudiantes sostenida por la Procuraduría General de la República (PGR), ya que de acuerdo a la dependencia federal, la hoguera en el basurero de Cocula inició a la media noche, es decir, 76 minutos antes del mensaje, cuando el joven, según la versión oficial, ya estaba muerto.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó un informe con evidencia científica que descarta la posibilidad de que los jóvenes hayan sido incinerados en el basurero de Cocula, y que también desecharía el complemento de la versión gubernamental de que los restos fueron arrojados al río San Juan.

mensaje_verdad_historica_460x290Otro elemento que abona a echar abajo la ‘verdad histórica’ es el propio relato de la reconstrucción de hechos leído por el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, y el jefe de la Agencia Criminal, Tomás Zerón de Lucio, el cual no coincide con las declaraciones de los detenidos sobre la hora en que habrían sido quemados los normalistas.

I. Hora de incineración
El horario en el que los presuntos delincuentes habrían quemado los cuerpos de los 43 normalistas en el basurero de Cocula no concuerda con la declaración de uno de los autores materiales.

Durante la conferencia de prensa del 7 de noviembre de 2014, Jesús Murillo Karam, entonces procurador, aseguró que “el fuego, según declaraciones, duró desde la media noche hasta aproximadamente las 14 horas del día siguiente, según uno de los detenidos y otro dice que hasta las 15 horas del día 27 de septiembre”.

Dicho que no concuerda con la declaración de uno de los presuntos autores materiales que participó en la muerte e incineración de los normalistas.

Ese día la PGR presentó el video de la declaración de Agustín García Reyes, El Chereje, quien relató que Patricio Reyes Landa, El Pato, pasó por él a las 2 o 3 de la mañana.

“Pasaron como a las 2 de la mañana, dos o tres, yo estaba cuidando, nomás me dijeron súbete y me subía a la camioneta. Era una camioneta Nissan chica. Me dijo mi comandante Pato” para dirigirse al basurero de Cocula, indicó el presunto autor material.

La reconstrucción de PGR expuesta Murillo Karam y la declaración ministerial de El Chereje, un autor material, y de los testimonios claves de la dependencia federal para la reconstrucción de los hechos no concuerda.

“El Chereje” también señaló que el fuego habría iniciado después de las 2 de la mañana, y no a la media noche, como afirmó la PGR, que al parecer retoma extractos de declaraciones y las pega para cuadrar una ‘verdad histórica’.

II. El mensaje después de la media noche
De acuerdo a un análisis de telefonía consultado por el GIEI, se encontró actividad en los equipos móviles de los normalistas que viajaban en el autobús Estrella de Oro 1531 en el Palacio de Justicia entre las 21:51 y las 22:37 del 26 de septiembre.

Jorge Anibal Cruz Mendoza, de 19 años y estudiante de Ayotzinapa desaparecido, viajaba en el autobús Estrella de Oro 1531 que fue visto en Palacio de Justicia en Iguala.

Este joven fue el único que pudo enviar un mensaje a un familiar después de la media noche del 27 de septiembre, cuando según la ‘verdad histórica’ de la PGR los 43 normalistas ya estaban muertos y sus cuerpos ardían en el basurero de Cocula.

El joven también conocido como “El Chivo”, es estudiante de Primero C de Primaria de la Escuela Rural Raúl Isidro Burgos.
Su teléfono registró una llamada a las 22:16 horas del 26
de septiembre desde una antena cercana al Palacio de
Justicia de la ciudad de Iguala de la Independencia -con
coordenadas 18º19´44” N, 99º30´27” W’ lugar donde se
encontraba en el autobús Estrella de Oro 1531.

A las 22:23 horas, Jorge Anibal Cruz Mendoza, recibió un mensaje en su equipo.

La investigación realizada por el GIEI determinó que los 43 estudiantes fueron detenidos y desaparecidos de dos autobuses y dos escenarios diferentes: el Estrella de Oro 1568 y el Estrella de Oro 1531. Del primer autobús los normalistas fueron bajados en la calle Juan N. Álvarez a la altura del Periférico y los del segundo autobús en la salida de Iguala hacia Chilpancingo, a la altura del Palacio de Justicia.

De acuerdo a la cronología de la reconstrucción de los ataques a los normalistas hecho por el GIEI, entre 21:30 y 22:50 horas, se registró el ataque a los normalistas que iban en tres autobuses por la avenida Juan N. Álvarez.

La unidad Estrella de Oro 1531, que salió primero de la Central Camionera, se adelantó por otro camino hacia el sur, rumbo a Chilpancingo.

De acuerdo al testimonio del conductor, el autobús fue interceptado por dos patrullas en la salida de Iguala, justo debajo del puente de Chipote, frente al Palacio de Justicia de Iguala. Todos los normalistas a bordo que fueron detenidos y están desaparecidos.

Al lugar también arribaron patrullas de Policía Federal ministerial y estatal. Un elemento de inteligencia militar, un elemento castrense presenció los hechos.

En el informe de la PGR difundido en noviembre de 2014 aseguró que los normalistas fueron quemados a la media noche por integrantes del grupo delictivo Guerreros Unidos en el basurero de Cocula.

Sin embargo, un mensaje derriba la ‘verdad histórica’ de la PGR de que el fuego inició a las 12 de la noche, es un mensaje de texto que envió el estudiante, Jorge Anibal Cruz Mendoza, a su madre.

A las 01:16 h del día 27 de septiembre, su
madre recibió este mensaje: “mamá me puede poner
una recarga me urge”.

Los expertos del GIEI no pudieron determinar la coordenada -antena- de donde habría salido el mensaje.

De acuerdo a la versión oficial de la PGR, a la hora que se envió el mensaje, Jorge Anibal Cruz Mendoza, ya estaba muerto y su cuerpo ardía junto a 42 de sus compañeros normalistas.

El mensaje enviado por Jorge Anibal Cruz Mendoza, demuestra que la presunta incineración de los 43 normalistas no inició a las 12 de la noche como sostiene la PGR.

Además la dependencia federal indicó que los jóvenes fueron quemados con sus pertenencias, incluidos teléfonos celulares.

Este dicho de la autoridad se sostiene con fragilidad, ya que del 28 de septiembre al 20 de octubre de 2014, se detectó que al equipo móvil de Jorge Anibal Cruz Mendoza entraron diversas llamadas y mensajes.

El GIEI no ha podido determinar si hay razones técnicas que expliquen estos hechos, pero solicitó una investigación de estos mensajes, debido a
que según las declaraciones de inculpados los teléfonos habrían sido destruidos inmediatamente.

No sólo el peritaje en fuego realizado por el GIEI echaría abajo la ‘verdad histórica’ de la PGR de que los 43 normalistas fueron incinerados, también las propias declaraciones de los detenidos presentadas por la autoridad responsable de la investigación, y por la actividad que registró el teléfono celular de uno de los estudiantes, cuando según la versión oficial, el joven ya estaba muerto y su equipo móvil destruido.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.