Home » Deporte

Crónicas Beisboleras/ Difícil de ver III

Publicado por shinji_nerv el Lunes, 12 octubre 2015
Sin Comentarios


Jaime Palau Ranz

Columna 130
.
Oaxaca.- Hemos estado analizando las jugadas ofensivas con dificultad de ver en un juego y los records que existen y que serán complicados de igualar o superar, ahora vamos a cerrar con algunos datos de bateo y pasamos a revisar a las defensivas, el pitcheo principalmente.

 

cronicasbesisVer siete hits de un solo jugador en un partido normal de nueve entradas es prácticamente imposible, solo en dos ocasiones ha sucedido, el primero fue Wilbert Robinson el 10 de junio de 1892, el segundo y último fue Rennie Stennett el 16 de septiembre de 1975.

 

Johnny Burnet el 10 de julio de 1932 conectó 9 imparables en un juego, solo que había logrado 5 al término de las primeras 9 entradas, el juego se fue a extrainnings, 18 entradas se jugaron y vino al plato11 veces pegando 9 imparables, como sea suena increíble.

 

Swaun Green consiguió la mayor cantidad de bases alcanzadas en un juego individual de 9 entradas, el 23 de mayo del 2002, bateó seis hits de los cuales fueron 4 HR, 1 doble y un sencillo, por lo tanto consiguió 19 bases con sus batazos, veremos quien lo alcanza algún día, no será fácil.

 

Hay miles de diferentes estadísticas, vamos a cerrar este análisis de las ofensivas con la triple corona de bateo, quiere decir que un bateador gane el título en el mismo año de los tres principales departamentos a la ofensiva, el más alto porcentaje de bateo, la mayor cantidad de cuadrangulares conectados y la mayor cantidad de carreras producidas, en todos los tiempos solo 15 sluggers lo han conseguido, dos lo hicieron en dos ocasiones distintas, Rogers Honsbay en 1920 y 1925 y el inmortal Ted Williams en 1942 y 1947, así que 17 veces se ha alcanzado esta triple corona, el más reciente ganador fue Miguel Cabrera, originario de Maracay, Venezuela, quien en 2012 y después de 45 años lo consiguió para delicia de todos los fanáticos.

 

Si hablamos de algo difícil de ver, es un juego sin hit ni carrera, en toda la historia de Grandes Ligas, se han tirado 293, así que no es algo que se vea todos los días, incluso hay temporadas en que no se ha conseguido ni uno solo, tres mexicanos han participado en dos juegos no hit no run, el primero fue Fernando Valenzuela Anguamea, el 29 de junio de 1990, fue una fecha única pues ese mismo día se lanzaron dos juegos sin hit, el primero fue de Dave Stewart de los Atléticos de Oakland quien en la tarde venció a los Azulejos de Toronto, fue muy curioso que a punto de salir al campo de juego en la noche, entrevistaron a Fernando que si daba su opinión del juego sin hit que acababan de transmitir y él contestó, no se pierdan el siguiente pues van a ver otro, y así fue, ganó a los Cardenales de San Luís sin recibir un solo imparable, jugaba para los Dodgers de Los Ángeles en su segundo periodo con ese equipo donde vivió sus mejores momentos, serán por siempre lo juegos 221 y 222 de ese tipo.

 

Los otros dos mexicanos son veracruzanos ambos y se combinaron para lograr un sin hit cuando eran parte de los Piratas de Pittsburg, fue el 12 de julio de 1999, Francisco Córdova lanzó magistralmente ante los Astros de Houston durante nueve entradas completas, sin embargo no recibía ayuda de su ofensiva, el marcador se mantuvo empatado a cero todo el camino, en la décima lograron sus compañeros un cuadrangular de tres carreras para tomar por fin la ventaja, al cierre de la décima entró Ricardo Rincón para cerrar la cortina, no sin antes haber dado una base por bolas que hizo temblar a todos, pasaron a la historia por haber conseguido el sin hit ni carrera 244 de la historia, en ese equipo jugaban otros tres lanzadores mexicanos Elmer Dessens, José Silva y Esteban Loaiza, también fue un hecho histórico.

 

A pesar de que solo ha habido 293 juegos sin hit en la historia, algunos lanzadores han conseguido más de uno, destacando por mucho Nolan Ryan, el expreso de Refugio, Texas, consiguió la friolera de siete, nadie lo va a alcanzar nunca y les digo una cosa, también lidera en juegos ganados con un solo hit recibido, fueron doce, eso es dominio de los adversarios, por eso nadie se extraña que sea además el líder de todos los tiempos en ponches recetados con 5714, tampoco será alcanzado nunca.

 

De los 293 juegos sin hit, 21 han sido perfectos, quiere decir que ninguno de los bateadores logró pisar la primera base, se obtuvieron 27 outs de manera consecutiva, el lanzador no dio bases por bolas, no hubo errores, no golpeó a nadie, como lo dice su nombre, juego perfecto.

 

Y regresando a los ponches, el record de más chocolates recetados en un juego de 9 entradas es de 20, esto ha sucedido solo tres veces en la historia, uno fue Kerry Wood y en dos ocasiones lo consiguió un solo lanzador, Roger Clemens, cabe mencionar que Tom Cheney el 12 de septiembre de 1962 logró 21 ponches en un juego de 16 entradas, lo destacable creo, es que lanzó el solo por 16 innings consecutivos, todo un caballo de hierro.

 

Alguna vez han oído eso de jonrón espalda con espalda? Quiere decir que dos compañeros conectaron cuadrangular de manera consecutiva, ahora imagina ver cuatro bambinazos uno tras otro, pues tres lanzadores lo han sufrido en todos los tiempos, fueron Paul Foytack el 31 de julio de 1963, Chase Wright el 22 de abril de 2007 y Dave Bush el 11 de agosto de 2010, que horrible por ellos pero que suerte para los que lo vieron en vivo, nada sencillo que suceda.

 

Cerramos la columna de hoy revisando la triple corona de pitcheo, quiere decir que en una sola temporada, un lanzador gana los tres principales departamentos de pitcheo, la mejor efectividad que representa el menor porcentaje de carreras limpias aceptadas, el mayor ganador de juegos en la temporada y la mayor cantidad de ponches conseguidos, en la historia 23 lanzadores lo han logrado, como algunos lo hicieron en más de una temporada, en total se ha conseguido en 38 ocasiones, destacan Walter Johnson, Grover Alexander y Sandy Koufax con tres cada uno, la más reciente ocasión en que hubo ganador fue en 2011, cuando Clayton Kershaw de Dodgers conquistó el de la Nacional y Justin Verlander el de la Americana con Tigres de Detroit, dos en el mismo paquete, esto ya había sucedido en otras dos ocasiones en 1905 y en 1918, muchos años habían pasado antes de volver a verlo.

 

Por la cantidad de departamentos valdrá la pena hacer otro análisis de las jugadas y lideratos defensivos.
Si desea contactarme favor escribir a jpr.cronicas@gmail.com
Facebook: Jaime Rafael Palau Ranz
Tweeter: @jpranz

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.