Home » CLIMA

Denuncian venta de perfiles bancarios, ejecutivos y empledos de bancos los vendedores

Publicado por Naked snake el Lunes, 19 octubre 2015
Sin Comentarios


Mario Mendoza Rojas

Oaxaca, México.-A través de la compraventa de perfiles bancarios, los ejecutivos o empleados de las instituciones financieras ponen en “bandeja de plata” a miles de usuarios de tarjetas de crédito y cuentahabientes que son víctimas de fraudes o robo de identidad.

Se trata de una modalidad que ayuda a perpetrar hasta 60% de los casos registrados por dicho delito en nuestro país, mientras que el restante 40% corresponde a “la ordeña” tradicional de datos personales o clonación de plásticos que se ejecuta al momento de que los clientes hacen un pago.

robo-identidadUn análisis de BanWire, empresa especializada en pagos en línea y sistemas antifraude, reveló que hay ejecutivos coludidos con las bandas dedicadas al robo de identidad, que venden los perfiles de sus clientes entre 500 y mil pesos cada uno.

Lo cual deja sin protección a miles de usuarios de servicios financieros que, sin saberlo, se ven envueltos en fraudes y compras de artículos de lujo o alto valor, fáciles de revender, que otros realizan y aprovechan –en su nombre– para vaciar sus cuentas.

Compraventa de perfiles

Hugo Castrejón, CEO de BanWire, explicó que los delincuentes buscan la colaboración de ejecutivos  o empleados de las instituciones financieras para obtener listas de datos, perfiles bancarios y claves de las tarjetas de crédito, integrados por una serie de entre 15 y 16 números, llamados “BIN’s”.

Los cuales dan acceso a las cuentas de las víctimas potenciales, banco que otorga el plástico o genera el expediente, país de origen y empresa financiera (Visa o Mastercard) que emite la mayor parte los carnés de financiamiento que utilizan los mexicanos.

“En Mercados como Tepito se compran y venden miles de perfiles, los cuales son validados a través de operaciones tan fáciles  como la donación de 50 ó 100 pesos, a través de alguna página de Internet relacionada a una institución de beneficencia.

“Cuando pasa la tarjeta o se se comprueba que la cuenta tiene fondos, está activa, no tiene reporte de robo y no ha sido ‘quemada’ (utilizada) por otro delincuente, las bandas –literalmente– corren a comprar y aprovechar todo el saldo”, explicó en una entrevista exclusiva con Publimetro.

Ordeña clásica de datos

Respecto a “la ordeña” tradicional de datos, el especialista en seguridad on-line explicó que ésta se lleva a cabo a través de la recolección individual de los números de cuenta, claves de seguridad y datos personales de clientes incautos.

“Existen lectores muy sofisticados que se colocan de bajo de las terminales electrónicas de cobro o escondidas entre los cajeros, que en segundos copian dichos datos; pero en otras ocasiones, hay empleados que solicitan copias de la tarjeta e identificación oficial para concretar una venta o contrato a crédito como cuando adquieres un teléfono celular.

“Pero nadie te asegura que la otra persona toma dos o tres copias para apoderarse de los datos necesarios para hacer otras operaciones a normare del cliente o, bien, aprovechan la distracción de las personas para tomar fotos con su celular de dichos documentos, con la misma finalidad”, apuntó.

Montos y artículos de compra

El directivo de BanWire, señaló que recuerdo a la experiencia de la empresa, el monto mínimo de los fraudes cometidos a través del robo de identidad es de 700 pesos, mientras que el monto máximo alcanza el tope de la tarjeta: 40 mil, 80 mil o más de 100 mil pesos, según sea el caso.

Mientras que las operaciones que utilizan los delincuentes para perpetrar el robo de identidad corresponden a la compra de artículos de alto valor, considerados de lujo y fáciles de revender, con el objetivo de obtener la mayor ganancia posible.

“Las bandas adquieren artículos de cómputo, electrónica, gadgets y artículos de lujo: zapatos, ropa, accesorios, celulares o viajes, pero puede haber casos tan raros como la compra de un jacuzzi o el depósito para una donación”, apuntó.

¿Qué dicen las cifras oficiales?

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) informó que el robo de identidad entre los usuarios de la banca comercial registró un incremento de 40% entre el primer semestre de 2014 y el mismo periodo de este año.

Indicó que tan sólo en la primera mitad de 2015, tal delito implicó una pérdida de 118 millones de pesos para 28 mil 258 clientes e instituciones financieras que operan nuestro país, lo cual muestra su impacto y gravedad.

De acuerdo a la ley vigente, la suplantación o robo de identidad se configura a través de créditos o compras sin la autorización del cliente, el cobro de servicios no contratados por las víctimas y operaciones no reconocidas, pero reportadas en el historial financiero personal.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.