Home » Género

Mujeres y Política/ El cambio también es personal

Publicado por Naked snake el Martes, 1 diciembre 2015
Sin Comentarios


Soledad JARQUÍN EDGAR
Oaxaca.-En México, como en muchas otras partes del mundo, no han sido suficientes ni las leyes ni las instituciones para eliminar la violencia de la vida de las mujeres, esa es una de la frases más pronunciadas durante esta semana. Cierto, porque la resistencia más importante es de tipo humana, personal. Es fundamental cambiar desde adentro y asumir con consciencia el papel que nos toca desempeñar en la vida, sea en lo personal o en lo público. El más grave problema lo enfrentamos cuando discursivamente se habla de “voluntad política” pero los hechos demuestran que hay un abismo entre del dicho y el hecho.
Así que, contrario a lo que se esperaba en 1979 cuando se crea la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW), la violencia no ha disminuido, no hay visos de erradicarla. Lo que sí es cierto es que ahora es más visible. Muchas personas han oído hablar de ella, saben que es un delito, algunos han cambiado, otros no.
Como consecuencia de las circunstancia sociales, políticas y económicas del país, estamos frente a un nuevo y grave panorama, debido a esa regresión terrible que hoy vivimos, como en los tiempos de los forajidos cuando entraban a los pueblos y se robaban a las mujeres, las niñas, las mujeres como parte del botín de los vencedores en las guerras. Ya se ha dicho desde Elena de Troya hasta hoy, en este instante. Pero tenemos un problema, hoy el comercio sexual de mujeres deja enormes dividendos a los perpetradores y la cadena tiene alcances internacionales, pasa frente a nuestros ojos y pasa frente a los ojos de las autoridades.
violencia-mujeresPero como se ha dicho hasta el cansancio cada quien debe asumir su propia responsabilidad en la propuesta de ser mejores cada día, sin dejar de lado la enorme responsabilidad que tienen los gobiernos federal, de los estados y por supuesto los municipales. Actores fundamentales para lograr erradicar la violencia y que desafortunadamente para las mujeres no han entendido su papel. Las autoridades, lo hemos dicho hasta el cansancio, son omisas, permisivas, cómplices y promotoras incansables de la impunidad, y por consiguiente de la violencia contra las mujeres.
Un funcionariado que con el tiempo se va conformando, se vuelven parte de una red de complicidades, les da flojera escuchar esas historias repetidas de mujeres que llegan ante sus escritorios suplicando justicia, pidiendo su intervención porque el señor les ha vuelto a poner la mano encima, porque les niega el dinero, porque les quitó a los hijos, porque les volvió a pegar, porque las amenazó, porque las alejó de su familia y les volvieron a pegar esta vez no fue con el puño cerrado sino con un palo, tanto que ya no pudieron ir a trabajar, es más tuvieron que ir ante un médico, que obviamente se olvidó de aplicar un protocolo, que no se quiso meter en problemas. Ahí frente “a la justicia” tienen que mostrar los moretones, las laceraciones y si no las tienen peor para ellas, las vuelven a regañar porque nada s les hacen perder el tiempo. Son los y las mismas empleadas de gobierno que las revisan minuciosamente, morbosamente, con miradas inquisidoras si lo que sufrieron fue una violación sexual, preguntas inadecuadas que pretenden confirmar dichos, aunque hace mucho tiempo que se terminó eso de que “es tu palabra contra la mía”, pero ahí sí funcionan los no escritos pactos patriarcales y la misoginia. Eso sin medir las horas de espera, el tiempo del que una mujer debe disponer para ser atendida. Y entonces viene lo peor, muchas abandonan sus casos.
Esto que acabo de resumir, no es una misma historia, son cientos las historias de mujeres que cada día obtienen lo mismo en las instituciones pública. No sólo suceden en Oaxaca, el modelito ha existido desde que existen los pactos patriarcales y la misoginia. En las mujeres hay no sólo temor de hacer una denuncia contra su victimario, también hay terror frente a la burocracia, ahí ni los o las titulares cambian y los procuradores se podrán llenar la boca diciendo que han tomado cursos, talleres, diplomados, seminarios pero esta visto de nada sirven si las instituciones siguen revíctimizando a las mujeres.
Por eso el cambio, para que sea real, empieza por cada persona, por cada hombre o mujer. De vez en cuando hay que hacerse ciertas preguntas, ciertos cuestionamientos, sobre todo aquellos que aseguran que no son violentos, que ellos serían incapaces de ponerle la mano encima a su compañera de vida, porque a ellos les enseñaron que las mujeres no se les pega ni con el pétalo de una rosa.
La violencia contra las mujeres o de género se produce en una sociedad desigual y se funda en la creencia de que las mujeres valen menos que los hombres. Quizá muchas y muchos nos sentimos ajenos a esa práctica aberrante de la violencia, porque nunca en nuestra vida, creemos, hemos sido ni víctimas ni victimarios. Esa sensación, esa creencia, tiene un fundamento en la forma en que hemos sido educados en la casa y, sobre todo, en lo que aprendemos fuera del hogar.
Así, quienes estamos mirando desde afuera este escenario cotidiano tenemos que reflexionar sobre cómo actuamos en el día a día
Cuántas veces hemos pensado que las mujeres maltratadas, -desde las que reciben un regaño o desde las que son castigadas con el silencio, hasta las que son golpeadas, mutiladas o asesinadas, se merecían haber sufrido esa violencia de género por no responder a los mandatos sociales, por ejemplo por no atender a su esposo como él había ordenado, por desobedecer las reglas establecidas, por locas…
Cuántas veces hemos tenido un primer pensamiento, sin ninguna reflexión de por medio, y señalamos a una joven violada como la responsable de sufrir ese aberrante delito porque iba “mal vestida o de forma inapropiada”, porque estaba en la calle a horas no adecuadas para una mujer, porque era adicta o porque se puso a tomar con sus amigos. Cuántas veces de esta forma no vemos el delito cometido y culpabilizamos a la víctima.
Cuántas veces por nuestra mente ha pasado el dicho de que “el hombre llega hasta donde la mujer quiere” y creemos firmemente en esa invención decimonónica que busca perpetuar y justificar la violencia contra las mujeres. Son licencias para matar.
Cuántas veces, cuando estamos solos o en un grupo de amigos, volvemos la mirada para observar el cuerpo de una compañera de trabajo, de una mujer que camina por la calle…otras veces, incluso, les han dicho un piropo casi siempre desagradable o las han tocado, sin imaginar siquiera el daño, la repulsión, el enojo, la indignación que provocan en las mujeres. Por cierto, una violencia que creímos erradicada y que ha vuelto a las calles.
Muchas veces, los hombres concurren a espectáculos para caballeros, como les llaman, sin imaginar de qué forma llegaron esas mujeres a los antros, los cabarets o prostíbulos; pensamos que a ellas les gusta mostrar sus cuerpos, que lo hacen por placer, porque son ninfómanas o locas, cuando en realidad es que son explotadas generalmente por otros hombres, que estamos frente al creciente fenómeno de la esclavitud sexual de mujeres y de niñas para satisfacción de varones que pagan por esos servicios y alimentan un delito grave, cada vez creciente en México y en el mundo, la desaparición de niñas y mujeres. Un negocio millonario para las mafias que han dejado crecer y pasar las autoridades.
Mujeres objeto, mujeres sin nada más que su cuerpo, con historias aterradoras detrás de las sonrisas que esbozan frente a sus clientes a quienes hay que garantizar el placer y sus fantasías, alimentadas desde la adolescencia, cuando se les enseña a ser hombres.
A cuántas personas conocemos que siendo niñas sufrieron violación en su casa por parte de su abuelo, su padre, un tío, un primo o un hermano. Un delito que no se dice, que no se comenta, que está prohibido hablar y por tanto permitido ejecutar. Lo peor es que la víctima está condenada a vivir con su victimario por el resto de sus días o hasta que pueden liberarse. La violación infantil contra niñas se ejecuta en todos los niveles socioeconómicos y casi ninguno llega a tener justicia. Incluso, en Oaxaca, por ejemplo gracias a la iniciativa del médico Alejandro Arias, quien falleció hace unos años, el delito ya no prescribe, es decir, hace menos de una década la impunidad estaba garantizada.
No hay espacio suficiente, pero hay más muchas más formas de violencia que se establece desde la institución, como sucede en las instituciones de salud, cada día más deterioradas, cada día más lejos de garantizar el derecho a la salud de las personas. Y que decir del fenómeno de la violencia política, el último bastión del patriarcado, que hoy por determinación constitucional deberá ser compartido. Una batalla que habrá de librarse a fondo en las elecciones de 2016, un proceso que ya empezó y que niega, hasta hoy, la presencia de mujeres. No es para menos, hay quienes siguen creyendo que las decisiones políticas son exclusividad de los hombres. De ahí que han sido excluidas visiblemente de los gabinetes, de ahí que se piense que deben capacitarse las mujeres, per hasta hoy nadie nos ha dicho ¿quién capacitó a los hombres? Digo para no ir a la misma escuela. Pero la muestra más clara es la exclusión de la paridad horizontal y vertical en ayuntamientos electos por usos y costumbres, exclusión de la que son cómplices desde el gobierno de Gabino Cué, hasta la misoginia, además de la ignorancia, de las y los integrantes de la LXII Legislatura local.
Todo eso y más es violencia de género, violencia sexista, violencia machista o violencia feminicida y todas esas agresiones y otras peores, tienen un fondo común: la construcción social que da a las mujeres un lugar disminuido, un sitio menor, donde los designios de vida son determinados por lo que socialmente le corresponde hacer y que creemos es un asunto natural, qué así está establecido, que no se puede romper, que es inamovible.
Hoy, ejercer violencia denota desconocimiento de los derechos humanos de las mujeres pero también que esa violencia es un delito; es un acto machista, degrada a quien la ejerce; pero sobre todo sabemos es un problema de salud pública, representa la inversión de enormes cantidades de dinero en resarcir sus consecuencias. Muchas de ellas incapacitantes temporal o de por vida y otras que terminan con la vida de las mujeres: un dato que ya conocen revela que desde el año 2000 han ocurrido en el país 23 mil 763 muertes violentas de mujeres -cada día siete mujeres fueron asesinadas en 2014 en México, o como el dato oficial de Oaxaca que nos deja ciertamente perplejas cuando revelan que en los últimos cinco años han sido asesinadas 458 mujeres. Las tres últimas apenas en la víspera de la conmemoración del Día Internacional para Erradicar la Violencia contra las mujeres.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.