Home » Reflexión

Debates y Deslindes / Rechazo al neoliberalismo Oaxaca: ¿y ahora qué?

Publicado por Naked snake el Jueves, 16 junio 2016
Sin Comentarios


Por Gabriel Pereyra

Los resultados de las elecciones del domingo pasado son un claro rechazo a la administración de Enrique Peña Nieto y sus políticas neoliberales. El rechazo, la protesta y el cansancio son las líneas generales de los electores. Algunas conclusiones que saco me dicen:

Los ciudadanos que votaron a favor de la coalición PAN PRD en los  estados y el DF  no son panistas, ni izquierdistas desmemoriados son personas que están en contra de los gobernantes que propuso el  PRI,  y  que están en Los Pinos.

Todos los partidos perdieron,  el PRI perdió 6 gubernaturas de las nueve que tenía y el PAN dos de las tres que semi gobernaba. También perdieron las casas encuestadoras que fallaron hasta en los ejercicios  de salida, está claro que no tienen ética,  ni profesionalismo  y son utilizadas para justificar los fraudes electorales. La corrupción,  la  impunidad y la violencia son las  características de esas administraciones y de nuestro tiempo. ¿Qué tipo de elecciones  se pueden dar en este escenario?

morenaMorena sacó más votos que los otros partidos. Cuando se haga la separación de los votos de las alianzas y quede el peso específico de cada partido, se va a observar con meridiana claridad el éxito y el valor político de Morena y sus dirigentes.

Morena no le quito votos al PRD, le quito votos a todos los partidos. El Movimiento  se ha convertido en el líder y la única trinchera con autoridad moral de  oposición al sistema.

 Hubo una pérdida de los votos de todos los partidos, excepto Morena,  la votación fue menor a la anterior elección, se ven accione claras de castigo  de los electores a Peña Nieto y sus representantes locales: los gobernadores. El abstencionismo fue el ganador absoluto.

El PAN no debe hacer cuentas alegres, tiene un gran rechazo de la población, quien  ve  sus mañas,  trampas y negocios sucios con el PRI desde el tiempo de Diego Fernández de Cevallos. Su líder Ricardo Anaya, aprendiz de mafioso, inmaduro y soberbio es una amenaza para una elección seria y ética en el 2018.

El PRD ha pasado a ser un apéndice del PAN como lo es el Verde Ecologista del PRI. No puede caer más bajo un partido que, se dice de izquierda, y  es el Patiño de la derecha cristera mexicana.

Algunos políticos y columnistas están haciendo esfuerzos desesperados por rescatar la figura presidencial de esta debacle,  e involucrar a Manlio Fabio Beltrones como autor principal del fracaso. Manlio es la primera víctima de esta protesta popular, pero también el que tiene más experiencia para sortear esta crisis.

Los resultados electorales fortalecerán la alianza PRIAN en contra de Andrés Manuel López Obrador.

Este  tipo de amarres  ya se han experimentado con éxito por Enrique Peña Nieto cuando era gobernador del Estado de México y  Felipe Calderón candidato del PAN a la presidencia.  Hace unas semanas en la revista Proceso salió a la luz pública la entrevista que tuvieron  Peña Nieto y  Calderón,  en el Hotel Presidente de la ciudad de México pocos días antes de que se llevaran a cabo las elecciones  en las cuales participó Calderón, Madrazo y Andrés Manuel. Peña Nieto al ver  el éxito del TUCON y que  Carlos Madrazo perdería las elecciones  buscó una alianza con el PAN,  le ofreció a Calderón mover un millón  y medio de votos  a su favor en el Estado de México,  para darle las decimas  con las cuales ganó el PAN la elección contra Andrés Manuel López Obrador. Eso, unido a la parcialidad  del IFE  determinó  que el PAN continuara en Los pinos con el desastre económico y empezara el sexenio  sangriento

De manera que habrá que estar alertas,  hay un pacto de facto de estos dos partidos de que no llegue AMLO y el    diseño que harán los operadores del  ahora PRIAN, este  nuevo partido al cual habrá que enfrentar Morena.   En  esta  etapa de la política  mexicana,   se buscara consolidar  la alternancia de  dos partidos solamente : PRI Y PAN  a imagen y semejanza de los Estados Unidos. El sistema de partidos tiene todavía mucha tela de donde cortar a pesar del rechazo claro y definitivo que han representado estas elecciones.

 

Oaxaca: ¿y ahora qué?

La elección de Oaxaca me despierta reacciones encontradas.

El triunfo  de Alejandro Murat que contaba con el apoyo de Peña Nieto,  estaba asegurada desde el momento en que se reunieron  el siniestro y oscuro  Jesús  Sambrano y José Mural  el ex gobernador de Oaxaca  con los funcionarios de la Secretaria de Gobernación para hacer cuentas y dividir la coalición de partidos que había echado al PRI del poder hace seis años. Con  cifras y regiones de electores en la mano llegaron a la conclusión de dividir y vencer.  Sabían que Morena no haría alianza con ningún partido,  AMLO quería medir su fuerza real,  calibrar  la aceptación  del movimiento  y no quiere  alianzas perturbadoras. Sabían que   Benjamín Robles Montoya  no se  conformaría con formar parte de un gabinete, quería ir a la cabeza de la coalición del paquete que debería de enfrentarse al PRI y al Verde. La presencia en Gobernación de  Murat y  Sambrano obedecía a solicitarle al secretario  Miguel Ángel Osorio Chong, que es quien maneja al Partido del Trabajo,  que le ofreciera a Benjamín  encabezar su  fórmula  en Oaxaca  y que negociarían con otros partidos  para lograr la ansiada y necesaria  mayoría que nunca llego.  Los  conspiradores y patrocinadores del PT sabían que esa división sería fatal para Pepe Toño. Le quito los siete puntos que necesitaba para empatar y tener posibilidades reales de ganar.

El otro factor que incidió en la victoria de manera determinante fue  el PRI que reconstruyo Anuar Mafud,    ese viejo zorro de la política oaxaqueña que trabajo en forma,  callada, eficiente  con todos los hilos en la mano,  para reconstruir el partido,  unir sus fracciones, limar asperezas, darle salida a los odios y dejar una maquinaria eficiente,  compacta, aceitada y lista para movilizar a los electores.  Lo demás fue  lavarse la cara, evitar tropiezos y esperar que los maestros de la 22  se movilizaran en contra de Gabino y su candidato.

Durante un tiempo se estuvo jugando a que Morena con  Jara se uniría al PT para estar en posibilidades de ganar la gubernatura.  Tenían grandes posibilidades, al unirse  habría alcanzado 27 puntos  No fue así,  y el resultado fue el que planeo la ingeniería electoral que hicieron desde un principio  José Murat y  el “chucho” Sambrano, personaje que hunde al PRD,  partido al cual le debe todo. Benjamín se llevó 7 puntos de la votación, la cantidad exacta para que  Morena o Pepe Toño estuviera en posibilidades realmente de competir contra Alejando Murat. La elección era una cuestión de ingeniería,  números  electores y  lana, dinero contante y sonante.

No creo que Alejandro Murat vaya a ser un buen gobernante. No tiene experiencia política. No conoce el estado ni sus pasiones internas y el modelo económico que trae es el del neoliberalismo económico a ultranza de Peña Nieto y compañía. Si gano fue por  ser hijo de su Papa y por la fuerza del PRI,  no por su personalidad que estaba marcada.  Su formación es de un Chicago Boys, esos jóvenes helenizados en las universidades norteamericanas  que ven los procesos  de desarrollo en forma macro. Piden que primero crezca la economía y los beneficios vayan llegando poco a poco a las mayorías. Primero es crecer, el desarrollo social vendrá después. Lamentablemente este modelo implica un gran sacrificio social el cual no parece importarles mucho a estos  personajes. Oaxaca no se gobierna con sonrisas ni caritas bonitas requiere hechos y acciones de política política.

Alejandro  tiene una sola oportunidad de hacer un buen gobierno desde el inicio de su gestión,  llevarla a cabo  limpiaría su apellido, desarrollaría Oaxaca y haría una administración eficiente  aún en las condiciones actuales; esa oportunidad es  hacer un gobierno honesto,  que los pesos que se destinan al presupuesto  se apliquen íntegramente al desarrollo y no se queden en los bolsillos de unos cuantos pillos.

Estudios serios  indican que  en Oaxaca de cada peso  que se destina al desarrollo llega,  en el mejor de los casos 40 centavos a su destino final, la corrupción es espantosa y ofensiva.  Es insoportable y pone en peligro el  pacto social, porque está claro que solo beneficia a una elite gobernante.

 Si Alejandro Murat hace un gobierno honesto,  si el mismo no propicia la corrupción desde  el palacio de Cantera Verde,  si les lee la cartilla a sus colaboradores, si calma las soberbias y les corta las uñas a los rateros institucionales que ya se están sobando las manos,  si a las primeras denuncias  castiga a los infractores, es posible que  Oaxaca tenga una pequeña salida y dentro de seis años pronunciemos el nombre de Alejandro Murat con reconocimiento.

Ya lo sé,  parece una misión imposible.  Fin.ggpereyra@hotmail.com  

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.