Home » Pueblos Originarios

De los 34 bienes mexicanos Patrimonio Mundial: 27 son culturales: INAH

Publicado por Naked snake el Sábado, 27 agosto 2016
Sin Comentarios


Oaxaca.-México cuenta con 34 bienes inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial, lo que representa un tercio de los sitios que a nivel regional, Latinoamérica y el Caribe, están en el prestigiado listado de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), de ahí que como Estado parte, nuestro país está llamado a marcar pautas y líneas de acción que mejoren la operación de los mismos.

La anterior es la encomienda de los convocados a la Reunión Nacional de Gestores del Patrimonio Mundial que se realiza los días 25 y 26 de agosto en San Miguel de Allende, Guanajuato, la cual fue inaugurada la víspera por Francisco López Morales, director de Patrimonio Mundial del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en representación de Diego Prieto, secretario técnico encargado de la Dirección General de la institución, y el presidente municipal, Ricardo Villarreal.

De los 34 bienes mexicanos Patrimonio Mundial: 27 son culturales, principalmente zonas arqueológicas y centros históricos; seis naturales, montealban1lo mismo reservas de la biósfera en desiertos y selvas, que hábitats rodeados de mar, como fue la inclusión este año de las islas del Archipiélago de Revillagigedo; y uno mixto (Calakmul).

Tal cantidad y diversidad de bienes de valor universal excepcional, distribuidos en nuestro territorio, implica una enorme tarea, expresó el doctor Francisco López, por lo que es necesaria una mayor colaboración con organismos de los tres niveles de gobierno y la sociedad civil organizada, para hacer cumplir lo establecido en la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Los planes de manejo, dijo, conducen a un mejoramiento en la gestión de estos espacios, por lo que desde hace años son un requisito para todos aquellos bienes que optan a ser inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial. En México, las zonas arqueológicas de Monte Albán y Teotihuacan, y las cuevas de pintura rupestre en la Sierra de San Francisco, en Baja California, han adquirido una importante experiencia en la implementación de estas directrices prácticas, de modo que son ejemplo en la materia.

La Reunión Nacional de Gestores del Patrimonio Mundial dio inicio con una introducción en los aspectos generales de los patrimonios cultural, natural y moderno, con la participación de María Pía Gallina Tessaro, directora de Patrimonio Mundial Natural y Programa MaB, de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), y de Gilberto Larrauri, subdirector de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico Inmueble del INBA.

Los gestores partícipes del encuentro, que se realiza en San Miguel de Allende (Patrimonio Mundial desde hace ocho años junto con la Villa Protectora del Santuario de Jesús Nazareno de Atotonilco), hablaron de sus estrategias para aplicar las denominadas cinco “C”: Credibilidad, Conservación, Capacitación, Comunicación e implicación de Comunidades, en las áreas bajo su responsabilidad.

Yadira Gómez Hernández, subdirectora del Área de Protección de Flora y Fauna Uaymil, de la Conanp, habló de la complejidad de factores y actores que interactúan en el manejo de la Reserva de la Biosfera Sian Ka’an, donde se han establecido desde reglamentos para la adquisición de terrenos y tipos de construcción que limitan el impacto ambiental, hasta el control de especies exóticas invasoras como el pez león, la casuarina o pino de mar y el picudo negro de la palma, que afectan a las especies endémicas, tarea que conlleva un alto grado de involucramiento de las comunidades.

Comentó que se tiene estrecha relación con el INAH, toda vez que en la reserva de la biosfera están distribuidos 26 sitios arqueológicos, lo mismo en tierra como es el caso de Muyil, que sumergidos representados por pecios naufragados y que han sido registrados por expertos de la Subdirección de Arqueología Subacuática.

Verónica Ortega, subdirectora de la Zona Arqueológica de Teotihuacan, puso énfasis en el programa “Guardianes de Teotihuacan” que por segundo año fue apoyado por la UNESCO a través de su programa de Voluntarios para el Patrimonio Mundial, de manera que jóvenes de Francia, Perú y Estados Unidos, impartieron talleres a niños y jóvenes de los barrios circundantes al sitio.

No obstante, detalló que este esfuerzo partió mucho antes de este reconocimiento, con miras a sensibilizar a los niños sobre su patrimonio cultural para que más adelante sean monitores del mismo. Ese proceso de aprendizaje va de los 6 a los 17 años de edad, cuando ya los jóvenes adquieren la responsabilidad de vigilar e informar no sólo del estado en que se encuentran los grandes monumentos, sino de los barrios prehispánicos un poco más alejados, como Tetitla o Atetelco.

Otro aspecto a resaltar en el manejo de Teotihuacan, anotó la arqueóloga, es que el Plan de Desarrollo Urbano Municipal, dentro de su normativa, cuenta con un plano detallado que indica las áreas de potencial arqueológico, lo que para el ayuntamiento es una referencia acerca de los lugares donde pueden o no llevarse a cabo obras de carácter público y/o privado. Asimismo, se hacen esfuerzos por diversificar la visita al sitio, con el fin de evitar la sobrecarga en la parte monumental, para ello, mediante códigos QR que pueden descargarse en un teléfono inteligente, se dan opciones de otros recorridos por la zona arqueológica.

El arquitecto Ignacio Gómez Arriola, coordinador del proyecto Paisaje Agavero y Antiguas Instalaciones Industriales de Tequila, hizo una reflexión de lo  que fue inscribir el bien en la Lista de Patrimonio Mundial hace una década, por haber sido la primera ocasión en que México presentaba un expediente técnico en la categoría de Paisaje Cultural, un precedente importante en virtud de que años después se incluirían las Cuevas prehistóricas de Yagul y Mitla, en Oaxaca, en el mismo rubro.

En la comarca que conforman los municipios jaliscienses de Teuchitlán, Magdalena, Tequila, Amatitán y El Arenal, comentó, existen en las plantaciones mezcaleras y en las tradicionales instalaciones productoras de tequila, valores que revisten peculiaridades únicas porque mantienen una continuidad cultural que tiene sus antecedentes en la época prehispánica. Una vitalidad que en casos semejantes, como son los paisajes henequenero de la península de Yucatán o el magueyero en Hidalgo, se vio interrumpida en el siglo XX.

El investigador del Centro INAH Jalisco concluyó que el concepto de patrimonio ha evolucionado con el tiempo. La idea decimonónica ponía el acento en la obra artística o el monumento; posteriormente, tras los desastres de la Segunda Guerra Mundial se consideró la protección de espacios más amplios como cascos históricos; y desde fines de la pasada centuria y este nuevo milenio, se ha puesto al ser humano como eje central de este criterio, al contemplarse como agente transformador de su entorno.

La Reunión Nacional de Gestores del Patrimonio Mundial es un paso dentro del Plan de Acción 2014-2024 para América Latina y el Caribe, elaborado por los Estados parte, a fin de lograr buenas y mejores prácticas de gestión y conservación en los sitios Patrimonio Mundial de la región.

 

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.