Home » Arte, Cultura

Recibió la Medalla Bellas Artes la bailarina y coreógrafa Isabel Beteta

Publicado por Naked snake el Miércoles, 21 septiembre 2016
Sin Comentarios


“Ha sido capaz de aportar diferentes visiones, técnicas y temas que han engrandecido a la danza mexicana”: Sergio Ramírez Cárdenas

“El cuerpo es el vehículo de lo que somos, individual y colectivamente, y la danza es el lenguaje más completo de lo que somos como seres humanos”, aseguró la galardonada

3648-BG-1A nombre de la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes, María Cristina García Cepeda, el subdirector general de Bellas Artes, Sergio Ramírez Cárdenas, hizo entrega de la Medalla Bellas Artes a la bailarina y coreógrafa mexicana Isabel Beteta por su trayectoria y aportaciones a la danza.

La ceremonia se llevó a cabo el martes por la noche en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque, previo al programa Visiones del tiempo, compuesto por las obras La caída y Tiempo largo, ambas de la propia Beteta y de Rosario Verea, interpretadas por la compañía Nemian Danza Escénica.

En el acto, Ramírez Cárdenas hizo entrega de la presea y un diploma, y afirmó: “Varias son las riquezas que sostienen la pasión y la maestría que Isabel Beteta le imprime a su danza; además del talento, la vocación y la disciplina, es dueña de un sólido bagaje cultural”.

Sus conocimientos y modos de ver y sentir, fundidos entre sí con la danza, han contribuido a engrandecer las creaciones coreográficas de esta gran artista, con propuestas sólidas, dotadas de forma y estructura inusual y contexto, como sería el caso de Deseo, La caída, El jardín de las delicias o Tentaciones, por nombrar algunos de sus trabajos, expresó el funcionario.

Isabel Beteta, directora y fundadora del Centro Cultural Los Talleres y del grupo Nemian, aseguró Ramírez Cárdenas, ha tenido siempre en mente renovar a la vez de conservar lo mejor de la tradición dancística que proviene de José Limón, Guillermina Bravo, Raúl Flores Canelo, Guillermo Arriaga, Ana Mérida y otros.

Señaló que la galardonada “es de la opinión de que si la danza crece, uno crece con ella”. Abierta a trabajar con bailarines profesionales del país y del extranjero, comentó, Beteta “ha sido capaz de aportar diferentes visiones, técnicas y temas que han engrandecido a la danza mexicana, y ha sido capaz de preparar el camino para el surgimiento de nuevas expresiones”.

Por ello, le dijo: “Querida Isabel, pensar en ti es pensar en un ser en constante renovación; eres una artista que siempre busca ofrecer propuestas basadas en la creación de imágenes poéticas y valores simbólicos que enriquecen el movimiento y la composición.

“Te distinguen el talento, la originalidad, la constancia y el espíritu de cooperación, el sentimiento de que impulsar nuestro propio desarrollo no es suficiente si no contribuimos a impulsar el de los compañeros y el de la misma especialidad que hemos hecho nuestra razón de ser, nuestra forma de vida”.

Por ello, agregó, es un privilegio entregarte, a nombre de la Secretaría de Cultura, la Medalla Bellas Artes, reconocimiento que mereces desde hace tiempo. Se trata de un reconocimiento que es para ti y para la danza mexicana. “A quienes desde las instituciones tenemos la responsabilidad y la alegría de servirla, y a la comunidad de la danza, nos da una inmensa alegría que hoy recibas esta presea por tu trayectoria y por tus aportaciones a las artes”.

Por su parte, Isabel Beteta, quien además de ser bailarina y corógrafa realizó estudios de Artes, Literatura y Artes Plásticas, dijo estar orgullosa de recibir la Medalla Bellas Artes, lo agradeció frente al público que abarrotó el recinto.

“Es –expresó– un reconocimiento no solo para mí sino también para la comunidad de la danza, así como para todas las personas que han recorrido el mismo sueño y el camino de la danza. Lo comparto también con los que aun sin saberlo, me han apoyado y han compartido este sueño y este camino por crear y vivir”.

Beteta, visiblemente emocionada, agradeció a su madre y a sus colaboradores más cercanos, así como a sus maestros que, además, “me han formado como persona”: Guillermo Maldonado, Margarita Contreras, Miguel Ángel Guarneros, Cristina Gallegos y otros.

Luego compartió: “Para mí, la danza ha significado, en principio, una forma de vida, un acto social. La danza me ha dado la disciplina de aprender a trabajar, a crear en equipo, pero sobre todo me ha dado una manera de vivir y, propiamente, me ha hecho vivir.

“Del producto estético siempre se puede hablar, opinar o buscar la perfección, algo que finalmente no existe, pero es una utopía a la que se desea llegar. La danza es compartir una vivencia o una experiencia, es crear comunidad, es un ritual y es la forma que elegí para vivir”.

Además aseguró que lo más importantes es que la danza ha sido el medio que me ha permitido conocerme a mí misma, conocerme a través del cuerpo, de darme cuenta y confirmar que somos eso: “un cuerpo que siente y construye una forma de comunicar a otros cuerpos a través del lenguaje corporal”.

En ese sentido, consideró, “este lenguaje es, a mi parecer, el más genuino y el más universal; por supuesto que se construyen coreografías usando el raciocinio y las palabras, pero finalmente, la palabra, en mi opinión, desvirtúa mi misión. En cambio, la danza es el lenguaje del alma y eso no se puede poner en palabras”.

Y resumió: “El cuerpo es el vehículo de lo que somos, individual y colectivamente, y la danza es el lenguaje más completo de lo que somos como seres humanos”.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.