Home » Reflexión

Crónica Urbana/Día del Amor

Publicado por shinji_nerv el Jueves, 16 Febrero 2017
Sin Comentarios


Salvador José.

Oaxaca.- Me imagino que era un catorce de febrero, o cualquier día festivo, hay tantos en México durante todo el año que no lo puedo recordar con exactitud. Pero bueno, un día que iba con mi excompañera, un amigo y mi pequeña hija Rosa.

trata6Al salir a la calle como a las tres de la tarde, para tomar un taxi y dirigirnos a un restaurant a celebrar, vimos a una pareja discutiendo enfrente de la casa. Era Jorge, apodado “El padrote”, conocido sujeto que se dedicaba a regentear a las prostitutas del barrio. Y Carmen, fichera de la cantina disfrazada de “lonchería” denominada “El Alma”. Carmen era una mujer bajita, de rasgos indígenas como sus demás compañeras, y un poco pasada de peso. La conocí porque diariamente salía a regar a la banqueta con residuos de cerveza que quedaban de una noche anterior, entre el aroma del incienso en honor a San Jorge, patrono de los comerciantes. La mujer le quería arrebatar algo al cuello de Jorge, pero sólo alcanzo a darle unos arañazos, ya que el tipo se echó instintivamente hacia atrás. Se oyó el sonido seco de una cachetada y el sujeto desenfundó un arma blanca que dirigió al pecho de la mujer, la escena fue tan rápida y desconcertante que solo pude atravesarme delante de mi hija para que no viera la escena. Inmediatamente la mesera, cayo de bruces en el arroyo, enfrente de la cantina, que estaba a solo cuatro cuadras del palacio de gobierno del estado. El tipo al ver las consecuencias, se echó a la fuga, me introduje a mi casa por algo con que atacar al agresor, y lo primero que encontré fue un tubo, lo perseguí por unos metros, pero al sentirse acosado, el tipo se volteó-con el cuchillo sangrante- para mirarme a la cara. En su rostro no se veía un cejo de remordimiento, miedo o enojo…. Yo me pare en seco cuando el padrote trato de regresar, algo lo hizo cambiar de opinión y siguió su fuga. Sin perderlo de vista vi como se dio vuelta en la esquina de la calle donde se había cometido minutos antes el artero crimen. Mi amigo, venía con una patrulla, yo sólo me limite a señalar una camioneta de redilas donde el asesino se había trepado, pensando quizá, que ya la había librado……..los policías pararon la camioneta, y bajaron al sujeto. Que bien pudo confundirse con los cientos de transeúntes que caminan por esa hora en la céntrica calle de J.P García. La gente al pasar volteaba la cara donde yacía la mujer-murmuraban algo- y seguían su camino. Al pasar junto al inerte cuerpo, pude apreciar que tenía en la mano derecha una medalla e oro, aparentemente con una virgen incrustada. Mientras en la lonchería dos mujeres gritabas histéricas y una canción del “Acapulco tropical” seguía tocando en la vieja rockola…

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.