Home » Salud

Uso de computadoras crea síndrome de ojo seco: Investigadora

Publicado por Naked snake el sábado, 25 febrero 2017
Sin Comentarios


Oaxaca.- El uso prolongado de computadoras genera síndrome de ojo seco, señaló María Eulogia Peralta, investigadora del Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud Unidad Santo Tomás (CICS-UST).

El padecimiento se origina por la disminución de la cantidad de lágrimas producidas en el organismo y por la reducción en la frecuencia del parpadeo.

ojos-rojos-270x150La maestra en ciencias determinó algunos síntomas a partir de un estudio aplicado a 52 trabajadoras de entre 40 y 58 años pertenecientes a diferentes escuelas del IPN, quienes laboran alrededor de ocho horas frente al monitor.

“Las trabajadoras presentaban molestias internas como sensación de tener tierra o algún cuerpo extraño, comezón, visión borrosa, ardor y ojos rojos; molestias provocadas por la falta de lubricación, la cual en casos crónicos puede generar conjuntivitis alérgica o infecciosa, así como alteraciones a nivel de la córnea”, señaló la especialista.

“El calor emitido por los rayos generados en la PC provoca disminución de la cantidad de lágrimas, por tanto es importante tener una pantalla con protector o que el usuario emplee lentes color ámbar para reducir la emisión de radiación.”

La distancia entre el ordenador y la persona debe ser de 50 a 60 centímetros para evitar daños; éste debe colocarse 10 centímetros por debajo de los ojos para que el único movimiento sea el de la vista enfocando a la pantalla y al teclado sin tener que desplazar el cuello.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.