Home » Ciencia y Tecnología

El IGf Y UNAM crean red sismogeodèsica en brecha de Guerrero

Publicado por Naked snake el martes, 11 abril 2017
Sin Comentarios


Oaxaca.-Con novedosa instrumentación se instalará, por primera vez en México, una red sismogeodésica en tierra y mar en la zona de la Brecha de Guerrero, donde desde hace más de 100 años no se producen sismos de magnitud significativa (mayor a 7 grados en la escala de Richter.

Estará a cargo de especialistas del Instituto de Geofísica (IGf), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para estudiar el peligro asociado a grandes terremotos y tsunamis.

Hay que recordar que en la costa guerrerense, en el Pacífico mexicano, se ubica la zona conocida como la Brecha de Guerrero, que va de Acapulco a Papanoa.

sismo8Se indicó que como parte del proyecto “Evaluación del peligro asociado a grandes terremotos y tsunamis en la costa del Pacífico mexicano para la mitigación de desastres, en coordinación con instituciones japonesas.

Sustentados en los estudios desprendidos de esa red de observación, se generarán modelos computacionales de terremotos y tsunamis para cuantificar el peligro asociado a esos fenómenos; además, con base en mapas, se evaluará el riesgo que suponen otros elementos, como la exposición y vulnerabilidad de asentamientos en la costa, y se diseñarán planes educativos y de concientización de la población para mejorar las medidas preventivas.

Lo anterior fue informado por el responsable del proyecto en México, Víctor Manuel Cruz Atienza, investigador del IGf, quien recordó que hace un año inició oficialmente la colaboración con instituciones japonesas, con el objetivo principal y ambicioso de mitigar los riesgos por ese tipo de fenómenos naturales.

Este trabajo, que concluirá en marzo de 2021, ya ha dado sus primeros resultados. Vala Hjörleifsdóttir, también investigadora del Instituto, señaló que se consiguieron los instrumentos científicos para el proyecto y ya llegaron los primeros, que serán instalados en el mar este mismo año.

Asimismo, expuso en rueda de medios, se están implementando los métodos numéricos que se requieren para la modelación computacional. “Tenemos un fuerte intercambio con los japoneses y una parte del proyecto se refiere a la transferencia de tecnología, al aprendizaje de lo que ellos han hecho”.

También, agregó Cruz, se ha avanzado en la educación para la prevención de desastres; se ha hablado con autoridades locales para llevar a cabo actividades específicas, como simulacros, sobre todo en Zihuatanejo.

En el auditorio Tlayolotl del IGf, refirió que este proyecto consiste en un gran esfuerzo de instrumentación en la Brecha de Guerrero, donde hay evidencia de que han ocurrido varios sismos importantes –al menos siete– en los 20 años previos al último, que aconteció en 1911.

Pero no sólo eso. Si en ese sitio –cuya distancia es 150 kilómetros menor a la del lugar donde se originó el sismo de 1985 con respecto a la Ciudad de México– se da un terremoto comparable al de aquel año, magnitud 8, los efectos en esta megaurbe podrían ser devastadores, de dos a tres veces más intensos, según estimaciones de algunos científicos.

Además, junto a la Brecha, hay otro segmento de tierra, de Acapulco hacia el sur, donde desde hace 60 años tampoco se registra un sismo grande; ahí se produjo el temblor que en 1957 tiró al Ángel de la Independencia, en el Paseo de la Reforma. Por ello “comienza a ser potencialmente peligrosa”, dijeron los científicos.

La meta del proyecto, explicó Cruz Atienza, es generar información de calidad, de alta precisión, en mapas que nutrirán al Atlas Nacional de Riesgos por Fenómenos Naturales, para que las instancias de protección civil la utilicen. Contendrán, por ejemplo, información sobre la amenaza asociada, como las sacudidas máximas esperadas, o en caso de maremoto, la altura de las olas y su penetración en la costa.

“Este esfuerzo sentará bases sólidas para pensar en un sistema de observación en tiempo real, como se hace en Japón, para monitorear la deformación del fondo oceánico, de modo que si ocurre un sismo que produzca un tsunami podamos alertar a la población”.

La red sismogeodésica contendrá casi 80 instrumentos; su complejidad radica en la diversidad de aparatos que se instalarán y que miden diferentes parámetros. Así, desde diferentes perspectivas se estudiarán los procesos tectónicos que dan origen a terremotos y tsunamis.

Muchas de las estaciones en tierra ya existen; algunas, explicó, forman parte del Servicio Sismológico Nacional. Hasta ahora se habían estudiado tremores tectónicos (señales ligadas a la deformación profunda de las placas tectónicas) y los denominados terremotos silenciosos, que ocurren en la región cada cuatro años y que producen deformaciones de la corteza que podrían tener implicaciones importantes en el ciclo sísmico, es decir, en los tiempos de recurrencia de terremotos potencialmente devastadores.

De ese modo, la red contará con sismómetros y estaciones GPS de alta precisión. De igual manera, por primera vez en México, con sensores de presión hidrostática para medir el levantamiento o subsidencia del fondo oceánico, y dos estaciones con GPS acústicos.

La probabilidad de que ocurra un terremoto en un lugar específico depende de qué tan acopladas estén las placas tectónicas. En este caso, la de Cocos subduce (se mueve) por debajo de la Norteamericana, “así que lo cuantificaremos, para entender qué tanta energía se acumuló”. También, se analizará la composición de la corteza oceánica, entre otros aspectos.

Se espera tener información útil hacia finales de 2018 y principios de 2019, una vez que haya ocurrido el próximo sismo lento, que se espera comience a fines de este 2017, anunció el universitario. Los resultados finales estarán listos en cinco años.

Aunque no se puede predecir un temblor, subrayó Víctor Cruz, estos estudios permitirán entender mejor si hay fenómenos precursores que indiquen lo que puede pasar. Pero en todo caso, acotó Hjörleifsdóttir, quienes viven en la costa del Pacífico deben estar preparados todo el tiempo.

Por último, Cruz Atienza mencionó que las instituciones participantes por parte de México son, además del IGf, los institutos de Ingeniería y Geografía; los centros de Ciencias de la Atmósfera y de Geociencias, así como la Facultad de Ingeniería, todas de la UNAM. Por Japón, las universidades de Tokio, Kobe, Tohoku. Tokushima, Kansai y Utsunomiya, y la Japan Agency for Marine-Earth Science and Technology.

Antes, Hugo Delgado Granados, director del IGf, resaltó la importancia de la labor de la entidad a su cargo, en términos de investigación básica con repercusiones en ciencia aplicada y protección civil.

(Información y fotografía DGCS-UNAM)

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.