Home » Arte, Cultura

“El rostro de lo que no tiene rostro”, un diálogo de arte generacional

Publicado por Naked snake el viernes, 28 abril 2017
Sin Comentarios


Fortino Torrentera O.

Oaxaca.- La idea de que dialoguen las artes no es tan abstracta ni tan lejana, como lo están impulsando en la Casa de la Cultura “Heberto Castillo” de San Jacinto Amilpas, donde la tarde de este jueves fue inaugurada la exposición “El rostro de lo que no tiene rostro” de los artistas Alfonso Cabrera Lavariega y Jacobo Morales.

Y es que esta muestra es un ejercicio muy valioso, pues esa institución realiza este programa en el cual un artista consolidado dialoga y trabaja con un artista emergente, logrando al menos en esta primera experiencia, resultados que muestran la veta del talento que ambos tienen al incursionar en lo abstracto.

En la inauguración estuvo presente el presidente municipal de esa localidad, Manuel Javier García Ramírez; la Síndico Hacendario, Mónica Belem Morales Bernal; el Regidor de Hacienda, Demetrio Hernán Morales; la regidora de Ecología, Victoria Magdalena Jiménez Trujillo; así como de los pintores Ana Zambrano, Luis Ríos y Marcos Guzmán.

“El rostro de lo que no tiene rostro”, obedece al concepto del poder creador de los pintores al crear mundos que no existen. Alfonso Cabrera Lavariega habla en su obra sobre los caminos que se bifurcan y la espiral como una figura; en tanto, Jacobo Morales experimenta el volumen dentro del plano con manchas que hacen sus propios juegos de color.

Cabrera Lavariega inició hace unos 15 años en el Taller Rufino Tamayo, teniendo como maestro a Mariano Pineda y de director a Juan Alcázar y al egresar puso su taller en el que sigue trabajando después de 13 años.

Sobre esta muestra realizada en acrílico sobre madera, sobre tela y sobre hoja de oro, reconoce que anteriormente trabajaba más sobre el arte matérico y dejó un tiempo los volúmenes y objetos pegados para dar paso al abstraccionismo pero a la vez concreto al emplear figuras, formas y colores, es una mezcla como lo que fue el arte concreto.

En cuanto al tema comenta: “Es sobre los caminos, pus todos los cuadros tienen caminos insinuados e indican ese cruce de caminos que siempre hay en la vida, pues conoces a una persona y de pronto tienes que irte del otro lado, encontrándonos muchas cosas en el camino”.

Y agrega: “Todos los caminos que andamos en nuestra vida siempre nos acercan a alguna parte y también nos alejan de otras, pero entre tanto y tanto, hay momentos y situaciones que forman parte de nuestro viaje”.

 “Asimismo, me gusta mucho la figura de la espiral, pensar en que la vida es una espiral que va creciendo y donde pareciera que regresamos al inicio, pero pasamos a un ladito, por ello ésta presente en varias culturas”.

Sobre esta experiencia de compartir con Jacobo Morales su conocimiento, dijo que ambos aprendieron, pues les permitió reconocer en ambos principios que nos gusta como las formas, los colores, las sensaciones que dan estos contrastes, aunque tengamos formas distintas de ver su trabajo.

Por su parte, Jacobo Morales, recuerda que a los 11 años empezó sus estudios en pintura en la Casa de la Cultura Oaxaqueña y años después a la Escuela de Bellas Artes donde se adentra profesionalmente en la plástica.

Comentó que el tema de esta muestra surge de la plática con unos maestros “que comentaron que el pintor puede ser Dios porque crean mundos que no existen y sin embargo hacen que la gente los vea justamente es el rostro de lo que no tiene rostro, es un mundo que traemos adentro y que no existe, pero que hacemos realidad en un lienzo”.

Sus obras las realizó en óleo sobre tela bajo el concepto abstracto, pues “me interesa mucho al darme más posibilidades pues tiene varias líneas como el expresionismo abstracto, el abstractivismo constructivista, el abstracto materialista, el abstracto geométrico, tratando de hacer relevante la mancha cuidando que la gente no lo confunda con el arte decorativo, ya que tienen un volumen alto y logran luces que se logran en la obra”.

Trabajar de la mano de Cabrera Lavariega “fue un placer pues coincidimos en muchas cosas, enriqueciéndonos bastante en las charlas que hemos tenido, considerando que el abstracto no es un juego ni nada fácil, pues requiere mucha meditación, conocimiento de materiales y formas, lo que requiere un estudio previo muy profundo”.

La muestra pictórica “El rostro de lo que no tiene rostro”, resultado de este interesante espacio para el diálogo de las artes visuales se presenta en la sala de exposiciones de la Casa de la Cultura “Heberto Castillo” de San Jacinto Amilpas, localizado en Independencia 100, a una calle del Palacio Municipal.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.