Home » Ciencia y Tecnología

La infoética de los medios ante su papel social

Publicado por shinji_nerv el sábado, 24 junio 2017
Sin Comentarios


Fortino Torrentera O.

Oaxaca.-La ética de la información en la actualidad recibe el nombre de “infoética” al referirse al campo que investiga los asuntos éticos que surgen del desarrollo y aplicación de las tecnologías informáticas, pero para poderla entender, es preciso invocar los principios que sustentan la ética periodística.

Se consideran cinco principios del periodismo ético. En primer lugar, la verdad y la precisión, la primera es un valor que podría ser más concreto si lo nombráramos como veracidad; en segundo plano, la Independencia en el ejercicio responsable de este oficio.

En tercer lugar encontramos la equidad y la imparcialidad; en cuarto, la humanidad que conduce a los comunicadores a “no deben dañar a nadie y ser conscientes del impacto” que tendrá entre las personas y en quinto, la responsabilidad: para la Red de Periodismo Ético.

En el artículo “Por qué de la ética de la información” de desconocido autor y que forma parte de las lecturas del Taller de Periodismo que organiza el naciente Colegio de Periodistas de Oaxaca, inicia haciendo énfasis en el llamado “Giro tecnológico” que prioriza el desarrollo de la tecnología de la comunicación que la calidad humana de los mensajes informáticos, lo cual constituye un desafío técnico y moral a los sistemas de comunicación de masas tradicionales.

Con la irrupción fascinante de los medios audiovisuales que en la sociedad actual tiene una influencia donde la imagen es un instrumento poderoso que suplanta progresivamente el discurso racional oral y escrito.

La aparición de esta nueva plataforma han modificado dramáticamente los formatos, procesos, discursos y usos, por mencionar sólo algunas de las nuevas maneras de informar, no obstante en cualquier caso debe prevalecer una conciencia clara y vigorosa de la propia dignidad personal que constituye el mejor medio protector  contra los potentes misiles de la crítica vindicatoria (cuyo principio de justicia parte de la ofensa, la posible indefensión, la venganza que no puede rechazarse sin más y la responsabilidad que debe ser juzgada).

Con esta irrupción tecnológica, se ha fortalecido la mentalidad postmodernista que se despega del sentido de hablar con objetividad informativa y sólo acepta hablar de veracidad como reflejo subjetivo sin base en la realidad. A ello se suma el uso cada vez más frecuente de la informática en los procesos judiciales, policiales y médicos que convergen en la red de redes y que la misma tecnología que se compacta y se  hace más individual, podría ser la catalizadora de medios como l radio, el teléfono y la televisión, evidenciado en este texto que la prensa escrita tendría que cambiar su forma o desaparecer.

Factores como la tendencia de los medios a la parcialidad lucrativa contribuye a reducir la información a mera mercancía; es común la invasión de la intimidad y vida privada al ejercer la libertad de expresión y abuso del secreto profesional que rebasan el marco legal y cometen un delito perseguido en la ley, el daño a terceros. Esta conversión de la ética por el uso de la comunicación para fines económicos, raya en la sumisión placentera y condescendiente.

Un aspecto que, sobre todo en provincia afecta el ejercicio informativo, son los conflictos de intereses, tanto del poder (Gobierno, políticos, líderes religiosos y crimen organizado), de los empresarios de los medios -ya sea por su sustento publicitario o por posturas equívocas que tergiversan la realidad-, pero lo más preocupante es la creciente práctica de comunicadores que debido a la carencia de condiciones laborales dignas y de seguridad, o bien, porque no encontraron otra forma de obtener recursos.

Se hace necesaria la especialización que permita un progreso científico y cultural de nuestro tiempo, por lo que un factor de cambio es revertir esa práctica de “todólogos” para enfocarse a campos específicos de la ciencia y la cultura.

Especialmente en lugares como Oaxaca, es común detectar formas de conducta personal y social revolucionarias “Chairos”, donde se asumen posiciones redentoras en lugar de centrarse en su responsabilidad como comunicadores, posturas que muchas veces son asumidas por los medias más agresivos, invocando la libertad de expresión y el derecho de la información, sin saber que muchas veces siguen líneas perversas y lo peor es que forman entre la sociedad una opinión opositora de facto.

Al entender estos principios, podremos establecer las bases de la ética de la información o “infoética” y la filosofía de la información que permite establecer un marco crítico para considerar los asuntos morales sobre la privacidad informacional, la agencia moral (por ejemplo, si los agentes artificiales pueden ser morales), nuevos asuntos medioambientales (especialmente como los agentes deberían comportarse en la infoesfera), problemas que surgen del ciclo vital (creación, colección, grabación, distribución, procedimiento, etc.) de información (especialmente la propiedad y copyright, la brecha digital).

En suma, el informador responsable se esfuerza por dominar la tecnología específica del medio para hacer el mejor uso de esos soportes, pero donde debe conocer las leyes y normas que ayudan a dignificar eficazmente su trabajo.

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.