Home » Economía

En el 2018 inversión de México sera para pagar deuda externa: CIEP

Publicado por shinji_nerv el miércoles, 25 octubre 2017
Sin Comentarios


Agencias

Oaxaca.-En 2018, el gobierno federal invertirá más dinero en el pago de deuda que en todo el sector salud. Un indicador que en buena medida se explica por los altos niveles de endeudamiento en lo que va de la administración de Enrique Peña Nieto.

En 2018, se estima en 2.9% el costo financiero de la deuda. En salud, se gasta en total 2.4% del PIB. Ya estamos gastando más en el costo financiero de la deuda que en el sector salud, en un gasto que no va a distribuirse entre los mexicanos, va a ir a los bancos o a las empresas que dieron este financiamiento”.
René Cantú, director de investigación del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP)
“Si ya estamos gastando más en mantener una deuda mucho más que un sector tan importante como el sector salud, ¿no significa que ya tenemos una deuda elevada?”, cuestionó el especialista.

En este sentido, Cantú alertó que el costo financiero de la deuda se ha disparado a niveles equiparables a los que existían en la década de 1990, ya que para 2018 el pago de intereses y otras obligaciones será de 662 mil millones de pesos.

CIEP
De 2013 a 2018, la deuda crecerá de 37.7% a un monto estimado de 47.3% del PIB, lo cual significa un incremento de casi 10% en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto.

Y aunque la deuda en proporción al tamaño de la economía bajó en 2017 respecto a 2016 (al pasar del 50.2% a 48% del PIB), el analista del CIEP considera que esta reducción no es consecuencia de un diseño de política pública, “sino por eventualidades”. Una de ellas son los remanentes del Banco de México que se sumaron al presupuesto de 2017, luego de que el banco central vendiera parte de sus reservas en dólares a un tipo de cambio favorable.

De ahí que la ligera disminución de la deuda pública durante el último año, difícilmente podrá sostenerse en los próximos años, sostiene Cantú.

“Estamos alcanzando con esto el pago histórico de costo financiero”, señala por su parte Mariana Campos, experta en finanzas públicas de la organización México Evalúa.

De acuerdo con cifras de la experta, si dentro de la deuda pública se toman en cuenta los Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores (Adefas), el costo financiero para 2018 será de 698 mil millones de pesos. La cifra más alta desde 1990.

MÉXICO EVALÚA
En este sentido, la diferencia entre los ingresos del sector público frente a gastos y deuda (balance primario) sigue siendo muy inferior al costo financiero de la deuda, lo cual explica porque este endeudamiento no se ve reflejado en un mayor crecimiento económico, pues el gobierno mexicano está endeudándose para pagar su deuda. Un círculo vicioso que pone cada vez más presión sobre las finanzas públicas.

Es como si nuestra quincena nos tiene que alcanzar para pagar todos los gastos de ese periodo y los intereses que tengamos que pagar a alguna tarjeta de crédito. La lógica detrás de esto es que no debemos financiar el pago de deuda con más deuda. No debemos pagar una tarjeta de crédito con otra tarjeta de crédito”.
Mariana Campos, México Evalúa
“Y vemos que el balance primario fue positivo por muchos años desde 1990 y a partir de 2009, cuando la crisis financiera internacional, nos salimos de balance y empezó a ser negativo. Esto significa que los ingresos ya no nos estaban alcanzando para pagar el costo financiero del endeudamiento de México”, agrega la especialista.

“En 2017 y 2018 ya hay un balance positivo. El problema que vemos es que ese avance positivo sigue siendo insuficiente porque si el costo financiero es de 698 mil millones y nuestro balance primario es de 197 mil millones, nos está dando para pagar un tercio, pero los otros dos tercios ¿con qué se van a pagar? Con deuda. De este modo, la deuda no se va a pagar proyectos productivos, sino intereses”, señaló la especialista durante el Congreso Sombra.

MÉXICO EVALÚA
Pero el problema podría ser aún mayor si se toman en cuenta otros pasivos que no son considerados como deuda en la contabilidad oficial del gobierno.

“Algo que nos preocupa es la deuda oculta”, señala Enrique Díaz Infante, director de sector financiero y seguridad social del Centro de Estudios Espinoa Yglesias ( CEEY).

En este sentido, el experto explica que adicionalmente a la deuda registrada, existe otro 131% del pasivo de pensiones y otro 3% de la deuda de entidades federativas. Pero no se sabe nada de la deuda que existe en Asociaciones Público-Privadas y con proovedores de corto plazo,lo cual no se contabiliza como deuda.

“Este es un listado de los pasivos ocultos. A todo eso, súmaselo al 48% de la deuda pública federal”, añade Díaz Infante.

“Lo de las APPs es deuda pública. Es difícil saber cuántas Asociaciones Público-Privadas con recurso público se han celebrado”, agrega.

“En el CEEY nos hemos concentrado mucho en el caso Puebla, donde sabemos que el Museo Barroco y el Centro de Servicios Integrales se financió con proyectos APPs mediante fideicomisos constituidos en Protego Evercore, afectando el Impuesto Sobre Nómina, que sirve como garantía, donde los contratistas tienen el derecho como fideicomisarios y pueden ceder dichos derechos como garantía a los bancos”, explica.

“Sabemos que más o menos en 15 estados, Michoacán, Quintana Roo, Veracruz, Nuevo León tienen estos esquemas, y el centro de todo el esquema es definir a los proyectos de inversión no como deuda pública, y al no ser deuda pública no tienen que ser aprobados por el Congreso”, añade Díaz.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.