Home » Reflexión

Las certezas del año y sus posibles efectos para 2018

Publicado por shinji_nerv el miércoles, 27 diciembre 2017
Sin Comentarios


Por: Carmen R. Ponce Meléndez*/Cimacnoticias 

Oaxaca.-Frente a viento y marea en contra de todas las opiniones nacionales e internacionales se militariza el país, al autorizar el Senado la nueva Ley de Seguridad Interior. Tanto la ONU como la Unión Europa (UE) externaron sus opiniones en contra de esa Ley, pero todo ha sido inútil hasta ahorita, sin embargo la lucha en contra de esa Ley no ha terminado, apenas inicia, lo que sí es que para 2018 se tendrá  ese “pequeño” escollo.

Muchas de las explicaciones –más allá de dar la certidumbre a las fuerzas militares, o el crecimiento de la delincuencia–, son los graves problemas económicos actuales de la mayoría de la población; los que se avecinas; las elecciones del próximo año y el anuncio de medidas económicas o políticas muy impopulares. Todas ellas en su conjunto causarían un enorme descontento social y para eso estarían alistados los militares con sus “súper” funciones.

Para empezar es muy obvio el empobrecimiento de la población trabajadora, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) el ingreso laboral per cápita mostró una disminución real de 2.1 por ciento entre el tercer trimestre de 2016 y el tercer trimestre de este año. Ver gráfica aquí.

El porcentaje de población con ingreso laboral inferior al valor de la canasta alimentaria creció. Pasó de  40 por ciento a 41.8 por ciento,  entre el tercer trimestre de 2016 y el tercer trimestre del año.

De acuerdo al propio Coneval si el ingreso laboral (ITLP) aumenta más que el valor de la canasta alimentaria, el poder adquisitivo del hogar mejora y el ITLP tiende a bajar. De forma inversa, si el precio de los alimentos de la canasta alimentaria aumenta más que el ingreso laboral, el poder adquisitivo disminuye, por lo que el ITLP tiende a subir.

A los salarios se los ha comido la inflación, esa que el anterior Gobernador de Banco de México (Cartens), dijo que se reduciría a 3.0 después de marzo. Resulta que para noviembre es de 6.63 por ciento, prácticamente el doble a la del mismo periodo del año pasado (3.36 por ciento) y los salarios mínimos sólo aumentaron 3.7 por ciento, nada que ver.

El aumento de precios más importante está en energéticos. En 2015 aumentaron 2.15,  para 2017 13.94 por ciento. Según la gráfica en 2011 un tanque de gas doméstico de 20 kilos costaba 220 pesos; para este año ese precio creció 73 por ciento, ahora cuesta 380, además ese precio es diferencial en el país (datos de la Comisión Reguladora de Energía).

Son los “logros” de la reforma energética, que se potenciarán el próximo año, ya que a partir de noviembre se liberalizaron todos los precios de los energéticos. Significa más aumentos con el mismo sueldo. Y las mujeres son las que tienen los salarios más bajos.

No se puede perder de vista que el aumento al gas LP le pega directamente al precio de la canasta alimentaria. El aumento del gas guarda una estrecha relación con la depreciación del peso, más de la mitad de las ventas de primera mano de este producto provienen de Pemex.

Pero los incrementos en los precios de los alimentos no se quedan atrás, prácticamente todos los seleccionados en la muestra que aparece en la gráfica crecieron considerablemente desde 2011 (ver gráfica). Frutas y verduras tenía en 2015 una inflación de 6.19, ahora es de 14.91  por ciento, ya son inaccesibles, porque los salarios son los mismos.

Con un salario mínimo una persona debe trabajar 24:13 minutos y para cubrir una canasta básica para cuatro personas requiere un salario diario de 245.00 pesos (datos del Observatorios del Salario de la Ibero de Puebla).

Incluso la variación real del salario contractual es negativa en 1.47 puntos en lo general pero para manufacturas asciende a 2.7 por ciento. Es innegable que ha crecido la pobreza en el país.

Quien sabe porque José Antonio Meade –candidato del PRI a la Presidencia– declaró en diciembre que: “el salario mínimo es suficiente para contrarrestar los aumentos a la gasolina  y a la luz”, probablemente se refería a otro país, porque aquí en México, eso es totalmente falso.

Ni siquiera el “Buen Fin” logró revitalizar al mercado interno, más de un tercio de los comercios reporta que sus ventas permanecieron igual, respecto al año anterior, con una disminución (en general) del 25  por ciento, respecto a 2016 (datos de Inegi). Claro, con salarios de hambre y descuentos de mentiritas, imposible crecer.

A propósito de crecimiento Cepal estima un crecimiento de la economía del  2.2  para este año,  y de 2.4 por ciento para 2018. Ambos son insuficientes para superar tanta pobreza y quedan incumplidas las promesas de campaña de Enrique Peña Nieto.

Los factores de incertidumbre para 2018 prácticamente son los mismos de este año, salvo las elecciones. Desvalorización del peso; renegociación del Tratado de Libre Comercio –con las absurdas y autoritarias imposiciones de Trump–;  sus locuras como el proyecto de reforma fiscal, que avanza peligrosamente. No sólo para México, sino también para la economía de Estados Unidos y de sus habitantes, claro para las personas pobres. Entre otras cosas implica una mayor concentración del ingreso, en ambos países.

* Economista especializada en temas de género

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.