Home » Género, Justicia, Reflexión

La Columna Rota7El Feminicidio Infantil en México. Vergüenza Social e Institucional

Publicado por shinji_nerv el jueves, 12 julio 2018
Sin Comentarios


Feminicidio Infantil. Carcome la conciencia. Se clava en el corazón como decenas de ajugas milimétricas . Deberíamos sentirnos avergonzados todos, ¿dónde están los gritos de justicia, por nuestras niñas en éste país?.

FridaGuerrera

Oaxaca. Una pequeña de entre tres y cinco años, fue encontrada asesinada. En Av. Bordo de Xochiaca y Virgen del Camino. En Nezahualcóyotl. Estado de México. Desde que me dedicó a documentar y contar historias de mujeres y niñas víctimas de feminicidio. El feminicidio infantil. Me rompe el alma. Me aterra pensar en lo que esas pequeñas vivieron. Las miles de preguntas que se hicieron. Percibir el terror, en sus ojitos. No entender el incomprensible padecimiento al ver que quienes debían protegerlas, las estaban lastimando. Eso me carcome. Deteriora mi percepción de la sociedad en la que nos hemos convertido.

El caso de #CalcetitasRojas, porque era lo que resaltaba en ese pequeño y violado cuerpecito. Lo hice personal, al ver que la pequeña no era reclamada, por nadie. Durante nueve meses dedique gran parte de mi tiempo a dar con la identidad de “Mi niña”. Luego de esos meses, logré con ayuda de la sociedad civil, por redes sociales, y medios de comunicación. Que, #CalcetitasRojas. Tuviera rostro, nombre y que se detuviera a quien presuntamente la asesinó. Cuando dimos a conocer el rostro de #Lupita. Medios Internacionales la llamaron. “La fillette aux chaussettes rouges, symbole des féminicides au Mexique”1 (La niña con calcetines rojos, símbolo del feminicidio en México).

Yo la llame. El rostro de la vergüenza social e Institucional. Lamentablemente a más de un año de ese terrible crimen, entendí que no aprendimos la lección, las niñas siguen siendo asesinadas bajo cualquier situación, porque nacen, porque lloran, porque no querían comer, porque se hicieron pipí, porque se les puede asesinar y nada sucede.

El 8 de marzo de 2018, diez días antes de que cumpliera un año el feminicidio de #CalcetitasRojas. Dulce Cecilia García León de 6 años de edad, desapareció en Querétaro, durante días su familia intento localizarla. El 15 de marzo de 2018, el cuerpo de la niña fue localizado en bolsas negras, el primo de Dulce, es el presunto asesino, el sujeto solo tiene 14 años, al ser detenido relató que el día de los hechos, vio a Dulce pasar afuera de su domicilio y la hizo ingresar al inmueble. Después de jugar un rato con ella la llevó hacia un vehículo que se encontraba dentro de su casa y ahí abusó sexualmente de ella.

Para evitar que la niña lo delatara, detallo que la apretó del cuello hasta que perdió el conocimiento y le colocó un alambre en el cuello el cual apretó hasta asegurarse de que no presentara signos vitales. Posteriormente la enterró en el patio de su casa para ocultarlo. Sin embargo, los padres del ahora imputado, encontraron el cuerpo de la pequeña Dulce, enterrado detrás de su casa, y en lugar de denunciar los hechos, la exhumaron para dejarla en bolsas negras, en un terreno despoblado donde fue localizada por las autoridades. Los padres del menor fueron liberados, él sigue en proceso donde la sentencia podrá alcanzar una pena máxima de 3 años en el Consejo de Tutela en Guanajuato.

Erika Berenice N, madre de Hanna fue vinculada a proceso por presuntamente asesinar a su hija de 4 años de edad, las investigaciones arrojaron que la madre lanzó a la pequeña a un barranco, en el Estado de México, porque la niña no quería comer huevo con frijoles.

El 01 de junio de 2018, la niña fue trasladada por la misma madre al Hospital Vicente Villada, en el Municipio de Cuatitlán, al no estar registrada la madre la ingresó con documentos y el nombre de la hermanita de Hanna.

Erika argumentó que se le había caído una maceta encima a la menor. Al ser revisada por los médicos y tras la investigación de las autoridades descubrieron que además de sufrir, Síndrome de la niñez maltratada, las lesiones le fueron provocadas por la cruel madre.

El 7 de junio Hanna fue declarada con muerte cerebral, el pequeño cuerpecito de la pequeña no soporto tan deleznable trato por lo que el 12 de junio de 2018 falleció, en el Hospital.

El pasado 28 de junio de 2018 Valentina de 4 años, luego de ser ingresada a una clínica privada en Uruapán, Michoacán. Perdió la vida, después de que fuera atacada y violada presuntamente por su padrastro, Diego A. Quién después de acompañar a la madre de la pequeña al hospital y ser interrogado por la familia de la niña, escapó del lugar, por lo que a la fecha se mantiene prófugo de la justicia.

A punto de enviar esta nueva recopilación del terror contra nuestras niñas, una pequeña de 9 años de edad, fue encontrada asesinada entre ramales, en el poblado, “El centenario”, en Durango. La investigación está en proceso.

¿Realmente estamos haciendo algo por evitar que esté tipo de feminicidios se eviten, cuantas niñas conocemos que podrían ser, la próxima #CalcetitasRojas #DulceMaría o #HannaHaromi.

Las cosas deben ser nombradas como son, si no, no existen

El concepto de Infanticidio que proporciona el Diccionario Jurídico Mexicano (1994), de la Suprema Corte de Justicia de la Nación: (escrito por Luis de la Barreda Solórzano ) (Del latín infanticidium, muerte dada violentamente a un niño, sobre todo si es recién nacido o está próximo a nacer; muerte dada al recién nacido por la madre o ascendientes maternos para ocultar la deshonra de aquélla.) 2

El asesinato de una niña hasta los 14 años de edad cometido por un hombre en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder que le otorga su situación adulta sobre la minoría de edad de la niña. Esta violencia es sistémica, se produce y se reproduce en relaciones diferenciadas de poder entre hombres y mujeres, entre adultos y menores. Sin embargo, es el hombre quien la ejerce mayoritariamente con consecuencias fatales.3

El origen es totalmente diferente. Es por ello que debemos empezar a nombrar a las cosas por su nombre. Para que existan, se entiendan, y, sobretodo se eviten. Es feminicidio Infantil, lo que han estado padeciendo nuestras pequeñas en este país y en todo el mundo.

 Debemos tomar conciencia de que las formas con las que están asesinando a nuestras niñas son cada vez con más saña. Pequeñas que se convierten en objetivos de predadores, que solo las ven como si fueran dulces, que sacien sus instintos. Familiares que por el círculo de confianza que existe desde el momento en que se introducen en sus vidas. Les facilitan, las violaciones y asesinatos contra las criaturas, muchas veces y, lamentablemente en contubernio con las madres con esas mujeres que deberían de dar la vida, por sus pequeñas. Padres biológicos que las ven como propiedad, y que las toman, tal cual como suyas. Y madres que solo por el hecho de llorar, las asesinan sin miramientos.  Desgraciadamente como en el feminicidio en general, la falta de investigación, la insensibilidad de las autoridades ante estos terribles feminicidios infantiles. Sigue generando que aumente el número de pequeñas vidas arrancadas, y que sigan engrosando la lista de la “indignación”.

Desde 2016 que inicié la documentación diaria de feminicidio en México. Hasta el 11 de julio de 2018. 210 niñas de 0 a 14 años. Han sido violadas, asesinadas a golpes porque no dejaban de llorar. Asesinadas junto a sus madres. Asfixiadas. Estranguladas. O abandonadas recién nacidas en terrenos, donde en algunas ocasiones son semi devoradas por la fauna del lugar.

La lista rampante. Debería de habernos ya puesto a trabajar como sociedad, para evitar estos hechos. Sesenta y siete niñas en 2016.  En 2017, ciento catorce. Y en lo que llevamos de 2018 cuarenta y dos pequeñas. Considerando que solo son las que puedo argumentar con notas periodísticas en todo el país. Por lo que la cifra seguramente es mayor.

Las cifras van en aumento, la falta de respuesta y prevención genera que sean. Invisibles.

En 2010. Que documentaba el desplazamiento por grupos paramilitares, de una comunidad triqui, en Oaxaca. Una mujer embarazada perdió a su bebita al nacer. Tramité lo necesario para que la pequeñita, fuera sepultada, en su natal San Juan Copala. Oaxaca. Las palabras del padre de la niña, escondido en alguna parte de la región. Me encabronaron. “Para qué hizo todo eso, si eso (refiriéndose a la bebé) es para echárselo a los perros”.

En ese momento. Pensé absurdamente, que era por los usos y costumbres. Sin embargo, conforme pasan los años y días, ratifico. Que, dicho de otra manera, en otros contextos. Eso es lo que piensan quienes asesinan a nuestras niñas. “Son desechables. Inservibles. Son para los perros”.

La mayoría de padrastros y madres que asesinan a las pequeñas. Son jóvenes de entre 17 a 29 años. Confirmando que las generaciones actuales han crecido bajo el manto de la impunidad, al no presentarse consecuencias a un acto tan inhumano. Muchas de estas menores ni siquiera fueron registradas. Como era su derecho.

Las Instituciones deberían de realizar Censos Poblacionales. Por lo menos cada año, para detectar, esa población vulnerable, cerciorarse del estado integral de nuestras niñas, evaluar periódicamente a sus padres. Que los derechos de los niños tan cacareados sean llevados al pie de la letra como lo dicta la Constitución. Y la Declaración Universal de los Derechos de la Infancia.

El caso de #CalcetitasRojas #Lupita #Yolloxocitzin. Debió ser parteaguas en la sociedad mexicana. No lo fue, el llamado de atención a las Instituciones que debieron de haberle otorgado toda la seguridad necesaria para crecer sin violencia. No fue recibido, y aquí sigo contando historias que carcomen, que merman el corazón porque me doy cuenta que es más fácil esperar a que las autoridades “actúen” cuando sabemos que no lo harán, Esperar a que venga una “activista” a detener el dolor y así, tratar de evitar el sufrimiento y terror de estas pequeñas.

Tenemos que dar la pauta para revisar, ¿Qué pasa en estos círculos de marginación, de pobreza humana?, y, como sociedad deberemos iniciar un cambió para voltear a ver más a las pequeñas que a diario conocemos y sabemos de la violencia que padecen.

Perdón Lupita, Dulce, Alessandra, Loreto, Ángeles, Natalie, Amely, María Elena Saavedra Barrera, Jennifer Sánchez Luján, Grecia Camacho Martínez, María Del Carmen, Johana Elizabeth Rizo, Memffis, Valentina, Valeria, Kenia, Rubí. Porque no hicimos nada por evitar que engrosaran la lista de la cobardía, por sus feminicidios. Y solo documentar su dolor.

julio 2018

Quieres contar una historia de feminicidio, desaparición, o intento de feminicidio búscame, ayúdame a visualizarlas.

@FridaGuerrera

fridaguerrera@gmail.com

1.-https://www.rtl.be/info/monde/international/la-fillette-aux-chaussettes-rouges-symbole-des-feminicides-au-mexique-986086.aspx

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.